Búsqueda de temas de salud

Guía de la salud

Estudio del ácido nucleico del Citomegalovirus, Cuantitativo

¿Qué es este examen?

Este examen descubre y mide la cantidad de ácido nucleico (los componentes básicos de los genes) de un tipo de virus llamó citomegalovirus (CMV). Esto es usado para evaluar y manejar infecciones y enfermedades causadas por este virus[1][2][3][4][5]. Este examen puede ser usado cuando la infección CMV es sospechada en bebés recién nacidos[6][7][8] o en pacientes inmunocomprometidos[1][9][4]. Una muestra de sangre, orina, fluido cerebroespinal, saliva, lavado broncoalveolar, células y mucosidad de la garganta, líquido amniótico, puntos de sangre secados, fluido intraoculares, u otro fluido del cuerpo o tejido puede ser coleccionada para este examen.[2][7][9][3][4].

¿Cuáles son otros nombres para este examen?

  • Cytomegalovirus nucleic acid assay
  • Cytomegalovirus nucleic acid detection

¿Cuáles son otros exámenes similares?

  • Cultivo de Citomegalovirus
  • Estudio del antígeno de Citomegalovirus
  • Estudio del ácido nucleico del Citomegalovirus, Cualitativo

¿Por qué puedo necesitar este examen?

Los exámenes de laboratorio pueden realizarse por muchas razones. Los exámenes se realizan para exploratorias rutinarias o si se sospecha una enfermedad o toxicidad. Los exámenes de laboratorio también se pueden usar para determinar si una condición médica esta mejorando o empeorando. También pueden ser utilizados para determinar la efectividad o fallecimiento de un medicamento o plan de tratamiento. Pueden ser solicitados por razones médicas o legales. Usted podría necesitar esta prueba si tiene:

  • CMV infección - Infección por citomegalovirus
  • Infección congénita por citomegalovirus

¿Cuándo y con qué frecuencia puedo tener este examen?

Existen varios factores para determinar cuándo y con qué frecuencia se pueden realizar los exámenes. Su duración puede depender de los resultados o terminación de otros exámenes, procedimientos o tratamientos. Los exámenes pueden ser realizados inmediatamente en una emergencia o pueden ser demorados conforme una condición es tratada o monitoreada. Se puede sugerir un examen o llegar a ser necesario cuando aparecen ciertos signos o síntomas.

Debido a cambios de las funciones naturales del organismo durante el día, los exámenes pueden ser realizados en una determinada hora. Si usted se ha preparado para este examen con cambios en la ingesta de comida o líquidos, los exámenes pueden ser realizados de acuerdo con estos cambios. Los intervalos para la realización de los exámenes pueden basarse en el aumento o disminución de los niveles de medicamentos, drogas u otras sustancias en el organismo.

La edad o el género de las personas puede influir en la fecha y la frecuencia con que se requiere un examen. Las condiciones crónicas o progresivas pueden necesitar un monitoreo continuo mediante exámenes. Ciertos exámenes pueden ser repetidos para obtener una serie de resultados o para confirmar o refutar resultados. Las veces que deban realizarse los exámenes y su frecuencia varían dependiendo si se llevan a cabo por razones profesionales o legales.

¿Cómo debo prepararme para el examen?

Sangre venosa:

Antes de que le tomen la muestra de sangre, informe al técnico laboratorista si es usted alérgico al látex y si está ingiriendo medicamentos que puedan causar sangrado excesivo. También informe si en alguna ocasión presentó náuseas, ligero dolor de cabeza o debilidad cuando le sacaron sangre.

Orina:

Debe tomar suficientes líquidos para obtener una muestra de orina, a menos que reciba otras instrucciones. Trate de no vaciar la vejiga antes del examen.

Fluido cerebroespinal:

Una punción lumbar es un procedimiento que requiere de autorización por escrito. Revise la forma de consentimiento junto con su médico y pregúntele cualquier duda que tenga acerca de este procedimiento antes de firmar la autorización. Usted puede recibir ciertos medicamentos y necesitar que le practiquen pruebas de imagenología antes del procedimiento.

Informe al técnico laboratorista si usted presenta alguna enfermedad o si está tomando algún medicamento o suplemento que pueda causar sangrado excesivo. Póngase en contacto con su médico si usted tiene dolor crónico de espalda, defectos anatómicos en la espina o le han practicado cirugía de la columna. También informe si ha tenido infección en la espalda o enfermedad neurológica (de los nervios) o psiquiátrica. Reporte si es alérgico a algo o si ha presentado reacciones a la anestesia local.

Saliva:

No se necesita preparación para este examen.

Muestra bronquial:

Una broncoscopia es un procedimiento que requiere de autorización firmada. Revise la forma de consentimiento junto con su médico y pregúntele cualquier duda que tenga acerca de este procedimiento antes de firmar la autorización. Informe al médico si presenta infección de garganta, sangrado de nariz, dolor de pecho, enfermedades del corazón o infarto del miocardio reciente, así como si presenta alguna enfermedad o si está tomando algún medicamento o suplemento que pueda causar sangrado excesivo. Debe reportar si es alérgico o si ha presentado reacciones a la anestesia local.

Células/mucosidad de garganta:

No se necesita preparación para este examen.

Líquido amniótico:

La amiocentesis requiere de autorización por escrito. Revise la forma de consentimiento junto con su médico y pregúntele cualquier duda que tenga acerca de este procedimiento antes de firmar la autorización. Informe al médico si ha tenido embarazo de alto riesgo, trabajo de parto prematuro, incompetencia cervical, (cérvix débil), placenta previa (placenta de inserción baja, cerca del cérvix), placenta abrupta (la placenta está separada de la pared uterina demasiado pronto) y si es Rh negativo (tiene un tipo de sangre que no es igual al tipo de sangre del bebé). Avise al médico si presenta alguna enfermedad o si está tomando algún medicamento o suplemento que pueda causar sangrado excesivo. Reporte si es alérgica y si ha presentado reacciones a la anestesia. Si le realizan un ultrasonido, necesitará ingerir líquidos y tener la vejiga llena para este procedimiento.

Otro fluido de cuerpo y muestras de tejido:

Una muestra además de las muestras enlistadas previamente puede ser usada para este examen. Pregúntele a su trabajador de salud por información sobre como preparar por este examen. Si usted tiene preguntas o preocupaciones sobre la preparación por este examen, hable con el trabajador de salud.

¿Cómo se hace el examen?

Una muestra de sangre, orina, fluido cerebroespinal, saliva, lavado broncoalveolar, células y mucosidad de la garganta, líquido amniótico, puntos de sangre secados, fluido intraoculares, u otro fluido del cuerpo o tejido puede ser coleccionada para este examen.

Sangre venosa:

Cuando se necesita obtener una muestra de sangre venosa, generalmente se selecciona una vena del brazo. Se puede poner un torniquete (correa larga de caucho) para ver la vena. Se limpia la piel sobre la vena y se introduce la aguja. Le pedirán que permanezca muy quieto mientras toman la muestra. La sangre se puede recolectar en uno o más tubos y el torniquete puede ser retirado. Cuando se ha obtenido suficiente sangre para la muestra, el técnico laboratorista saca la aguja.

Orina:

Para obtener una muestra de orina, se le pedirá que orine en un contenedor. Lo debe usted llenar lo más que pueda, pero sin que se desparrame. Las muestras de orina se pueden obtener también utilizando un catéter.

Fluido cerebroespinal:

El líquido cefalorraquídeo es que se encuentra en el cerebro y en tejidos de la médula espinal. El procedimiento para obtener la muestra del líquido se llama punción lumbar. Para realizarla, usted necesita estar acostado de lado, lejos de la persona que lleva a cabo el procedimiento. Puede solicitar que le permitan estar con sus rodillas pegadas al pecho. Esta posición permite que la espina se extienda y facilita la entrada de la aguja. Este procedimiento también se puede realizar mientras usted se encuentra sentado con las rodillas levantadas hacia el pecho.

En un área de la espalda baja se puede insertar la aguja. Esto es a nivel de la parte alta del hueso de la cadera. El área debe ser limpiada con antisépticos y cubierta con un campo estéril. Puede aplicarse anestesia local con una pequeña aguja para adormecer el área. También se puede aplicar crema anestésica. Después de que la anestesia ha surtido efecto, se introduce la aguja entre las vértebras para llegar a la médula espinal. Cuando es obtenido el líquido cefalorraquídeo, la aguja es retirada. Pueden requerirse cambios de posición durante el procedimiento si el técnico laboratorista tiene dificultad para obtener la muestra. Este procedimiento se puede repetir más de una vez si hay dificultad para obtener el líquido cefalorraquídeo.

Saliva:

Las muestras de saliva pueden ser coleccionadas por escupiendo en un tubo plástico varias veces o usando una escobillón. Para el método de escobillón usted tendrá que abrir su boca amplia. La persona que hará la prueba usará un escobillón de algodón larga, estéril para limpiar el interior de sus mejillas. El escobillon puede ser frotado varias veces para coleccionar la muestra. No cierre su boca cuando la muestra está siendo coleccionada. Después de que la muestra ha sido coleccionada, el escobillon será sacada y probada.

Muestra bronquial:

Una muestra bronquial (vías aéreas inferiores) es obtenida durante una broncoscopia. Durante la broncoscopia, se obtienen células bronquiales y secreciones que se utilizan para uno o más de los diferentes métodos.

La broncoscopia es realizada con anestesia general o sedación consciente. Sus signos vitales son monitoreados y un ventilador asiste su respiración. El broncoscopio, un instrumento de fibra óptica, es introducido a través de su nariz o su boca. Si el broncoscopio es introducido a través de la boca, se coloca un protector para los dientes. El broncoscopio pasa a través de las vías respiratorias y dentro del pulmón. Una anestesia tópica frecuentemente se rocía en el tubo para prevenir la tos durante el procedimiento.

Durante la broncoscopia se examinan las vías respiratorias y se obtienen muestras de células o tejidos usando un lavado bronquioalveolar, cepillado bronquial o biopsia bronquial. El lavado bronquioalveolar se realiza colocando la punta del broncoscopio dentro de un área del pulmón. Se inyecta solución salina y se expulsa a través del broncoscopio. Este procedimiento se realiza en varias ocasiones para obtener muestras de células y secreciones de diferentes áreas de los pulmones. Durante un cepillado bronquial, un cepillo pequeño dentro del broncoscopio es utilizado para obtener las muestras de células del pulmón. Cuando la biopsia sea necesaria, un instrumento localizado dentro del broncoscopio es utilizado para obtener las muestras de tejido del pulmón.

Células/mucosidad de garganta:

Un cultivo de garganta se realiza para obtener una muestra de mucosidad y células de la parte posterior de la garganta. Para la realización de este examen es necesario que la boca esté abierta en toda su extensión. La persona que realiza el examen utiliza un hisopo o cotonete largo y estéril para frotar la parte posterior de la garganta, cerca de las tonsilas, en varias ocasiones hasta obtener la muestra. No se debe cerrar la boca cuando se está obteniendo la muestra. Cuando ya se tiene, se retira el hisopo y se realiza el cultivo.

Líquido amniótico:

El líquido amniótico es el que rodea al feto cuando se encuentra en el útero de su madre. Una muestra de este líquido es recolectada por un procedimiento llamado amniocentesis. Para realizar la amniocentesis, usted debe sobre su espalda con las piernas extendidas. Le solicitarán que levante los brazos por encima de su cabeza. Generalmente, se hace un ultrasonido al mismo tiempo que la amniocentesis, con el fin de localizar al feto, la placenta y la bolsa de líquido amniótico. El punto seleccionado para la inserción de la aguja debe estar lejos del feto y la placenta.

Un área de la piel de su abdomen debe ser limpiada con una solución antiséptica. Le aplicarán anestesia para adormecer su piel. Cuando esto suceda, se introduce la aguja a través de su piel hasta el saco amniótico (el saco protector que rodea al feto). Usando ultrasonido como una guía para colocar la aguja, se obtiene una pequeña cantidad de líquido amniótico, lo que conforma la muestra .

Una vez que se ha obtenido suficiente líquido, se retira la aguja. Se pueden necesitar más de una aguja y una jeringa para obtener la muestra. Si el feto presenta movimientos durante el procedimiento, la aguja debe ser retirada y puede ser necesario repetir el procedimiento.

Otro fluido de cuerpo y muestras de tejido:

Una muestra además de las muestras enlistadas previamente puede ser usada para este examen. Los métodos que se usan para coleccionar otros líquidos corporales o muestras de tejido pueden variar. Pregúntele a su trabajador de salud que le explique el método que se puede usar para coleccionar la muestra. Si usted tiene preguntas o preocupaciones sobre este examen, hable con su trabajador de salud.

¿Qué me sentiré durante el examen?

El grado de molestia que usted puede sentir dependerá de muchos factores, incluyendo su sensibilidad para el dolor. Comuníquele a la persona que realiza la prueba lo que esté sintiendo. Informe a dicha persona si usted no puede continuar con el procedimiento.

Sangre venosa:

Durante la toma de la muestra, usted puede sentir una ligera molestia en el sitio donde ésta se obtiene.

Orina:

Esta prueba usualmente no causa molestia.

Fluido cerebroespinal:

Antes de una punción lumbar, se aplica anestesia local en el sitio del procedimiento para adormecer el área. Usted puede sentir ligeras molestias o picazón cuando la medicina sea inyectada. Puede sentir presión, calambre y molestia cuando la aguja es introducida para el procedimiento. Avise a la persona que realiza la prueba si usted siente dolor o adormecimiento de la pierna durante el procedimiento. Usted puede sentir molestia en la espalda durante los siguientes días después del procedimiento.

Saliva:

Esta prueba usualmente no causa molestia.

Muestra bronquial:

Durante una broncoscopia, se utiliza anestesia general o sedación consciente. La anestesia general es aplicada por el anestesiólogo. Usted puede recibir esta medicina que lo sumirá en un sueño profundo para que usted sea incapaz de sentir dolor. Con la sedación consciente usted recibe medicina que lo pondrá en un estado de sueño superficial para que no sienta dolor o recuerde el procedimiento. Sin embargo, usted está aún lo suficientemente despierto para moverse y responder a las indicaciones. Después del procedimiento, usted podrá presentar tos y dolor de garganta durante los siguientes días.

Células/mucosidad de garganta:

Durante un cultivo de garganta, usted puede sentir molestias en la parte posterior de la misma cuando se obtiene la muestra. Puede sentir ganas de vómitar o toser. Su garganta puede quedar ligeramente adolorida después del procedimiento.

Líquido amniótico:

Antes de la amniocentesis se aplicará anestesia local en el sitio del procedimiento para adormecer el área. Usted puede sentir lligeras molestias o picazón cuando la medicina sea inyectada. Cuando inserten la aguja para el procedimiento a través del abdomen, usted puede sentir alguna molestia y presión. Durante el procedimiento, puede sentir calambre en el área del abdomen y región pélvica. El sitio del procedimiento puede estar adolorido durante los siguientes días.

Otro fluido de cuerpo y muestras de tejido:

Una muestra además de las muestras enlistadas previamente puede ser usada para este examen. Este examen puede sentirse diferente según muchos factores, incluyendo la muestra necesario y como es coleccionado. Pregúntele a su trabajador de salud lo que usted puede esperar durante este examen.

¿Qué debo hacer después del examen?

Sangre venosa:

Después de obtener la muestra sanguínea de una vena, se coloca un algodón, tela adhesiva o gasa en el área donde fue insertada la aguja. Le pueden solicitar que aplique presión en el área. Evite practicar ejercicio intenso inmediatamente después de la toma sanguínea. Avise al técnico laboratorista si usted presenta dolor, enrojecimiento, hinchazón o descarga en el sitio de la punción.

Orina:

Después de obtener la muestra de orina es necesario cerrar el contenedor. Coloque el contenedor donde el médico le indique. Lave sus manos con agua y jabón.

Fluido cerebroespinal:

Una vez completada la punción lumbar, se deberá colocar una tela adhesiva sobre el sitio del procedimiento y presionar para detener el sangrado o drenaje. Usted deberá permanecer acostado durante al menos 1 ó 2 horas después de la punción lumbar. El médico vigilará el sitio de la punción por un tiempo después del examen. Usted debe ser capaz de girar cuidadosamente sobre su espalda hacia su costado. Le ofrecerán líquidos para beber.

Saliva:

No hay instrucciones especiales a seguir después de esta prueba.

Muestra bronquial:

Después de una broncoscopia y la toma de muestra de células o tejido, necesitará descansar hasta que el médico le diga que está en condiciones de abandonar las instalaciones. Podrá comer y tomar lo que normalmente acostumbra después del procedimiento. Puede quedar adolorido y con la garganta seca por un corto tiempo, así como presentar una ligera fiebre la noche posterior al procedimiento.

Contacte a su médico si usted presenta aumento de tos con expectoración roja o sangre oscura, o si tiene fiebre alta que se mantenga por varios días. Informe a su médico inmediatamente si presenta dolor de pecho súbito, dificultad para respirar u otras alteraciones de la respiración.

Células/mucosidad de garganta:

No hay instrucciones especiales a seguir después de esta prueba.

Líquido amniótico:

Después de una amniocentesis, se deberá colocar una tela adhesiva sobre el sitio del procedimiento y presionar para detener el sangrado o drenaje. El descanso es necesario. No debe tener relaciones sexuales y debe evitar levantar cosas pesadas por lo menos durante 24 horas después del procedimiento.

Contacte a su médico si usted presenta enrojecimiento, hinchazón, pus, drenaje o dolor en el sitio donde fue obtenida la muestra de líquido amniótico. Avise inmediatamente a su médico si ve sangrado o líquido claro saliendo de su vagina, si presenta calambres en el abdomen o área pélvica, o si presenta fiebre. Informe al médico cualquier cambio en los movimientos de su bebé, si no presenta movimientos durante cierto tiempo o si súbitamente presenta más movimientos de lo usual después de este procedimiento.

Otro fluido de cuerpo y muestras de tejido:

Una muestra además de las muestras enlistadas previamente puede ser usada para este examen. Las instrucciones sobre lo que usted debe hacer después de una colección de otro líquido corporal o muestra de tejido puede variar. Pregúntele a su trabajador de salud por instrucciones sobre lo que usted puede esperar después de que sea completado el examen. Si usted tiene preguntas o preocupaciones sobre este examen, hable con su trabajador de salud.

¿Cuáles son los riesgos?

Sangre: En el sitio donde se toma la muestra puede ocurrir la extravasación de sangre, un hematoma (sangre extravasada debajo de la piel), así como una infección. Las personas que realizan estos exámenes pueden necesitar hacerlos más de una vez. Consulte con su médico en caso de duda acerca de los riesgos de este examen.

Orina: El examen general de orina se considera seguro. Consulte con su médico en caso de duda acerca de los riesgos de este examen.

Líquido cefalorraquídeo: Es obtenido por un procedimiento llamado punción lumbar. El riesgo más común de este procedimiento es que el líquido escurra a través del sitio de la punción. Este procedimiento puede causar dolor de cabeza, el cual puede durar varios días. Otros riesgos, aunque poco frecuentes, incluyen infección, daño de algún nervio, sangrado a través del canal espinal y daño a los discos vertebrales. Si usted está utilizando medicamentos que causen sangrado excesivo, tiene un alto riesgo de sangrar en el sitio donde se tomó la muestra. Si tiene una condición que incremente la presión intracraneal, como una herida en la cabeza o un tumor cerebral, este procedimiento conlleva riesgo de herniación del cerebro (donde el contenido del cráneo ejerce presión hacia abajo sobre la médula espinal, causando daño cerebral). La persona que esté realizando este procedimiento puede necesitar hacer varios intentos. Consulte con su médico en caso de duda acerca de los riesgos de este examen.

Muestra bronquial: Una muestra bronquial se obtiene por un procedimiento llamado broncoscopia. Este procedimiento requiere de sedación (lo pondrán a dormir), la cual tiene sus propios riesgos. Si el broncoscopio es pasado a través de la nariz, el riesgo es un daño en la mucosa nasal. Si el broncoscopio es introducido a través de la boca, el riesgo de daño es en la boca y la garganta. Un broncoscopio puede irritar las vías respiratorias y los pulmones. Comúnmente, después del procedimiento puede haber dolor y tos. Puede presentarse fiebre por varios días. También puede sentirse incomodidad en el pecho y espalda por pocos días.

Los riesgos menos comunes de una broncoscopia incluyen sangrado pulmonar, hemoptisis (tos con sangre), infección pulmonar y broncoespasmo (estrechez repentina de las vías respiratorias). Adicionalmente, hay riesgo de daño en las vías respiratorias y pulmones, incluyendo la posibilidad de neumotórax (colapso pulmonar) o la disminución de la función pulmonar. Puede haber dificultad respiratoria después de este procedimiento. Si usted está utilizando medicamentos que causen sangrado excesivo, está en alto riesgo de sangrar. La persona realiza este procedimiento puede necesitar hacer varios intentos. Consulte con su médico en caso de duda acerca de los riesgos de este examen.

Cultivo de garganta: Un cultivo de garganta generalmente es un procedimiento que se considera seguro. Platica con tu médico si tienes alguna preocupación o duda acerca de los riesgos del cultivo de garganta.

Líquido amniótico: Puede ser obtenido por el procedimiento de amniocentesis. Durante la amiocentesis se puede provocar un hematoma (sangre extravasada debajo de la piel) o sangrado en el sitio de toma de la muestra. Si usted está utilizando medicamentos que causen sangrado excesivo, tiene un alto riesgo de sangrar en el sitio donde se tomó la muestra. Puede sangrar o presentar salida de líquido amniótico a través de la vagina. Raras veces puede presentar fiebre, calambre abdominal o vaginal, o iniciar el trabajo de parto. Existe riesgo de que su bebé no sobreviva a este procedimiento. La posibilidad de estos riesgos varía dependiendo de su estado de salud. La persona realiza este procedimiento puede necesitar hacer varios intentos. Consulte con su médico en caso de duda acerca de los riesgos de este examen.

Otras muestras de líquido corporal o de tejido: Una muestra además de las muestras enlistadas previamente puede ser usada para este examen. Pregúntele a su trabajador de salud que le explique los riesgos de este examen. Si usted tiene preguntas o preocupaciones sobre este examen, hable con su trabajador de salud.

¿Cuáles son los resultados normales para éste examen?

Los resultados de las pruebas de laboratorio pueden variar dependiendo de la edad, género, historia clínica, el método usado para esta prueba y muchos otros factores. Si sus resultados son diferentes de los resultados sugeridos a continuación, esto no significa que usted tenga una enfermedad. Contacte a su médico para cualquier pregunta que tenga. Los siguientes resultados son considerados normales para estas pruebas:

  • Adultos y niños: Ningún virus descubierto[4][10]

¿Qué son los próximos pasos después del examen?

Pide a tu médico que te informe sobre los resultados de tus exámenes. Puede ser que te pidan que llames para pedir resultados, que hagas una cita para discutirlos con tu médico, o puede ser que recibas estos resultados por correo. El seguimiento depende de muchos factores relacionados con los resultados de las pruebas. Incluso, puede ser que no tengas que hacer ningún seguimiento después de realizarte los exámenes. En algunos casos, pueden sugerirte o ser necesario algún seguimiento. Algunos ejemplos de seguimiento pueden ser cambios en tus medicamentos, o planes de tratamiento, referirte a un especialista, una vigilancia con mayor o menor frecuencia, o pruebas o procedimientos adicionales. Platica con tu médico sobre cualquier cosa que te preocupe o cualquier duda que tengas acerca de tu tratamiento o las instrucciones que te ha dado.

Fluido cerebroespinal:

Usted puede presentar dolor de cabeza durante horas, días e incluso semanas después de la punción lumbar. Los dolores de cabeza usualmente empeoran al estar sentado o parado derecho y mejoran al acostarse. Los dolores de cabeza frecuentemente están asociados con náusea, cuello rígido, tinnitus (ruido en los oídos), fotofobia (sensibilidad anormal o intolerancia a la luz), vértigo (mareo) y visión borrosa. Informe a su médico si sus síntomas empeoran.

Líquido amniótico:

Después de una amniocentesis, los resultados están por lo general disponibles dentro de 7 a 10 días.

Otro fluido de cuerpo y muestras de tejido:

Una muestra además de las muestras enlistadas previamente puede ser coleccionada para este examen. Pregúntele al trabajador de salud para instrucciones de seguimiento después de este examen.

¿Dónde puedo conseguir más información?

Related Companies

  • Centers for Disease Control and Prevention (CDC) - http://www.cdc.gov/

Referencias:

[1] Griffiths P: Cytomegalovirus infection of the central nervous system. Herpes 2004; 11(Suppl 2):95A-104A.

[2] Tarrago D, Mateos ML, Avellon A, et al: Quantitation of cytomegalovirus DNA in cerebrospinal fluid and serum specimens from AIDS patients using a novel highly sensitive nested competitive PCR and the cobas amplicor CMV monitor. J Med Virol 2004; 72(2):249-256.

[3] Grangeot-Keros L & Cointe D: Diagnosis and prognostic markers of HCMV infection. J Clin Virol 2001; 21(3):213-221.

[4] Blank BS, Meenhorst PL, Mulder JW, et al: Value of different assays for detection of human cytomegalovirus (HCMV) in predicting the development of HCMV disease in human immunodeficiency virus-infected patients. J Clin Microbiol 2000; 38(2):563-569.

[5] Tietz NW (Ed): Clinical Guide to Laboratory Tests, 3rd ed. W. B. Saunders, Philadelphia, PA, 1995.

[6] Demmler GJ: Screening for congenital cytomegalovirus infection: a tapestry of controversies. J Pediatr 2005; 146:162-164.

[7] Ross SA & Boppana SB: Congenital cytomegalovirus infection: outcome and diagnosis. Semin Pediatr Infect Dis 2004; 16:44-49.

[8] Yamamoto AY, Mussi-Pinhata MM, Cristina P, et al: Congenital cytomegalovirus infection in preterm and full-term newborn infants from a population with a high seroprevalence rate. Pediatr Infect Dis J 2001; 20(2):188-192.

[9] Diaz-Mitoma F, Leger C, Miller H, et al: Comparison of DNA amplification, mRNA amplification, and DNA hybridization techniques for detection of cytomegalovirus in bone marrow transplant recipients. J Clin Microbiol 2003; 41(11):5159-5166.

[10] Nelson CT, Istas AS, Wilkerson MK, et al: PCR detection of cytomegalovirus DNA in serum as a diagnostic test for congenital cytomegalovirus infection. J Clin Microbiol 1995; 33(12):3317-3318.


Last Updated: 1/27/2017
La información aquí suministrada no se debe usar en caso de una emergencia ni para el diagnóstico o tratamiento de enfermedades. Se debe consultar a un profesional médico con licencia para obtener un diagnóstico y recibir tratamiento para todas las afecciones. Llame al 911 siempre que se presente una emergencia. Los vínculos a otros sitios tienen únicamente un fin informativo; no constituyen un aval de dichos sitios.

Truven Health Analytics. Todos los derechos son reservados.

Thomson & A.D.A.M