Búsqueda de temas de salud

Guía de la salud

Cultivo de Citomegalovirus

¿Qué es este examen?

Este examen descubre un tipo de virus llamado citomegalovirus (CMV) de una cultura de ciertos fluidos del cuerpo. Este examen es usado para diagnosticar infecciones sospechadas de CMV[1][2][3]. Esto también ayuda a diagnosticar una infección CMV en pacientes embarazados[4][1][5]. Una muestra de orina, sangre,[2], líquido amniótico[1][4] u otro fluido del cuerpo o tejido[2] puede ser coleccionada para este examen.

¿Cuáles son otros nombres para este examen?

  • Cytomegalovirus culture

¿Por qué puedo necesitar este examen?

Los exámenes de laboratorio pueden realizarse por muchas razones. Los exámenes se realizan como investigación rutinaria de salud o sospecha de enfermedad o de toxicidad. También pueden ser utilizados para determinar si una condición médica este mejorando o empeorando. Los exámenes también podrían usarse para medir la efectividad o fracaso de un medicamento o plan de tratamiento. Pueden ser solicitados por razones médicas o legales. Usted podría necesitar este examen si tiene:

  • CMV infección - Infección por citomegalovirus

¿Cuándo y con qué frecuencia puedo tener este examen?

Existen varios factores para determinar cuándo y con qué frecuencia se pueden realizar los exámenes. Su duración puede depender de los resultados o terminación de otros exámenes, procedimientos o tratamientos. Los exámenes pueden ser realizados inmediatamente en una emergencia o pueden ser demorados conforme una condición es tratada o monitoreada. Se puede sugerir un examen o llegar a ser necesario cuando aparecen ciertos signos o síntomas.

Debido a cambios de las funciones naturales del organismo durante el día, los exámenes pueden ser realizados en una determinada hora. Si usted se ha preparado para este examen con cambios en la ingesta de comida o líquidos, los exámenes pueden ser realizados de acuerdo con estos cambios. Los intervalos para la realización de los exámenes pueden basarse en el aumento o disminución de los niveles de medicamentos, drogas u otras sustancias en el organismo.

La edad o el género de las personas puede influir en la fecha y la frecuencia con que se requiere un examen. Las condiciones crónicas o progresivas pueden necesitar un monitoreo continuo mediante exámenes. Ciertos exámenes pueden ser repetidos para obtener una serie de resultados o para confirmar o refutar resultados. Las veces que deban realizarse los exámenes y su frecuencia varían dependiendo si se llevan a cabo por razones profesionales o legales.

Si una muestra de orina es coleccionada para este examen, puede ser repetido a lo largo de días consecutivos[6][7].

¿Cómo debo prepararme para el examen?

Orina limpia:

Debe tomar suficientes líquidos para obtener una muestra de orina, a menos que reciba otras instrucciones. Trate de no vaciar la vejiga antes del examen.

Sangre venosa:

Antes de que le tomen la muestra de sangre, informe al técnico laboratorista si es usted alérgico al látex y si está ingiriendo medicamentos que puedan causar sangrado excesivo. También informe si en alguna ocasión presentó náuseas, ligero dolor de cabeza o debilidad cuando le sacaron sangre.

Líquido amniótico:

La amiocentesis requiere de autorización por escrito. Revise la forma de consentimiento junto con su médico y pregúntele cualquier duda que tenga acerca de este procedimiento antes de firmar la autorización. Informe al médico si ha tenido embarazo de alto riesgo, trabajo de parto prematuro, incompetencia cervical, (cérvix débil), placenta previa (placenta de inserción baja, cerca del cérvix), placenta abrupta (la placenta está separada de la pared uterina demasiado pronto) y si es Rh negativo (tiene un tipo de sangre que no es igual al tipo de sangre del bebé). Avise al médico si presenta alguna enfermedad o si está tomando algún medicamento o suplemento que pueda causar sangrado excesivo. Reporte si es alérgica y si ha presentado reacciones a la anestesia. Si le realizan un ultrasonido, necesitará ingerir líquidos y tener la vejiga llena para este procedimiento.

Otro fluido del cuerpo o muestras de tejido:

Una muestra además de las muestras enlistadas previamente puede ser usada para este examen. Pregúntele a su trabajador de salud por información sobre como preparar por este examen. Si usted tiene preguntas o preocupaciones sobre la preparación por este examen, hable con el trabajador de salud.

¿Cómo se hace el examen?

Una muestra de orina, sangre, líquido amniótico, u otro fluido del cuerpo o muestras de tejido puede ser coleccionada para este examen.

Orina limpia:

Antes de tomar la muestra de orina, los hombres deben limpiar, enjuagar y secar la cabeza del pene. Las mujeres deben limpiar, enjuagar y secar el área de la uretra. Cuando usted empiece a orinar, debe permitir que una pequeña cantidad caiga en el inodoro y detener la orina. Debe colocar el frasco en donde va a recolectarla de manera que pueda orinar y caiga la orina dentro del contenedor. Retire el frasco cuando tenga suficiente orina para la muestra y termine de orinar en el inodoro.

La obtención de la muestra de orina también se puede hacer a través de un catéter. Si ya hay uno puesto, el técnico laboratorista obtendrá la orina por dicho catéter. Si no, puede ser necesario insertar uno temporalmente para obtener la muestra. El área debe ser limpiada y se insertará un catéter estéril en su uretra. La orina pasará por el catéter hacia un contenedor para obtener la muestra. Cuando haya suficiente cantidad de orina, el catéter será retirado. Hay bolsas especiales para recolectar la orina en niños pequeños.

Sangre venosa:

Cuando se necesita obtener una muestra de sangre venosa, generalmente se selecciona una vena del brazo. Se puede poner un torniquete (correa larga de caucho) para ver la vena. Se limpia la piel sobre la vena y se introduce la aguja. Le pedirán que permanezca muy quieto mientras toman la muestra. La sangre se puede recolectar en uno o más tubos y el torniquete puede ser retirado. Cuando se ha obtenido suficiente sangre para la muestra, el técnico laboratorista saca la aguja.

Líquido amniótico:

El líquido amniótico es el que rodea al feto cuando se encuentra en el útero de su madre. Una muestra de este líquido es recolectada por un procedimiento llamado amniocentesis. Para realizar la amniocentesis, usted debe sobre su espalda con las piernas extendidas. Le solicitarán que levante los brazos por encima de su cabeza. Generalmente, se hace un ultrasonido al mismo tiempo que la amniocentesis, con el fin de localizar al feto, la placenta y la bolsa de líquido amniótico. El punto seleccionado para la inserción de la aguja debe estar lejos del feto y la placenta.

Un área de la piel de su abdomen debe ser limpiada con una solución antiséptica. Le aplicarán anestesia para adormecer su piel. Cuando esto suceda, se introduce la aguja a través de su piel hasta el saco amniótico (el saco protector que rodea al feto). Usando ultrasonido como una guía para colocar la aguja, se obtiene una pequeña cantidad de líquido amniótico, lo que conforma la muestra .

Una vez que se ha obtenido suficiente líquido, se retira la aguja. Se pueden necesitar más de una aguja y una jeringa para obtener la muestra. Si el feto presenta movimientos durante el procedimiento, la aguja debe ser retirada y puede ser necesario repetir el procedimiento.

Otro fluido del cuerpo o muestras de tejido:

Una muestra además de las muestras enlistadas previamente puede ser usada para este examen. Los métodos que se usan para coleccionar otros líquidos corporales o muestras de tejido pueden variar. Pregúntele a su trabajador de salud que le explique el método que se puede usar para coleccionar la muestra. Si usted tiene preguntas o preocupaciones sobre este examen, hable con su trabajador de salud.

¿Qué me sentiré durante el examen?

El grado de molestia que usted puede sentir dependerá de muchos factores, incluyendo su sensibilidad para el dolor. Comuníquele a la persona que realiza la prueba lo que esté sintiendo. Informe a dicha persona si usted no puede continuar con el procedimiento.

Orina limpia:

Usualmente no hay dolor cuando se toma una muestra de orina limpia o cuando la muestra es obtenida de un catéter urinario existente. Si se utiliza un catéter intermitente (temporal) para la obtención de la muestra, usted puede sentir algunas molestias.

Sangre venosa:

Durante la toma de la muestra, usted puede sentir una ligera molestia en el sitio donde ésta se obtiene.

Líquido amniótico:

Antes de la amniocentesis se aplicará anestesia local en el sitio del procedimiento para adormecer el área. Usted puede sentir lligeras molestias o picazón cuando la medicina sea inyectada. Cuando inserten la aguja para el procedimiento a través del abdomen, usted puede sentir alguna molestia y presión. Durante el procedimiento, puede sentir calambre en el área del abdomen y región pélvica. El sitio del procedimiento puede estar adolorido durante los siguientes días.

Otro fluido del cuerpo o muestras de tejido:

Una muestra además de las muestras enlistadas previamente puede ser usada para este examen. Este examen puede sentirse diferente según muchos factores, incluyendo la muestra necesario y como es coleccionado. Pregúntele a su trabajador de salud lo que usted puede esperar durante este examen.

¿Qué debo hacer después del examen?

Orina limpia:

Después de obtener la muestra de orina es necesario cerrar el contenedor. Coloque el contenedor donde el médico le indique. Lave sus manos con agua y jabón.

Sangre venosa:

Después de obtener la muestra sanguínea de una vena, se coloca un algodón, tela adhesiva o gasa en el área donde fue insertada la aguja. Le pueden solicitar que aplique presión en el área. Evite practicar ejercicio intenso inmediatamente después de la toma sanguínea. Avise al técnico laboratorista si usted presenta dolor, enrojecimiento, hinchazón o descarga en el sitio de la punción.

Líquido amniótico:

Después de una amniocentesis, se deberá colocar una tela adhesiva sobre el sitio del procedimiento y presionar para detener el sangrado o drenaje. El descanso es necesario. No debe tener relaciones sexuales y debe evitar levantar cosas pesadas por lo menos durante 24 horas después del procedimiento.

Contacte a su médico si usted presenta enrojecimiento, hinchazón, pus, drenaje o dolor en el sitio donde fue obtenida la muestra de líquido amniótico. Avise inmediatamente a su médico si ve sangrado o líquido claro saliendo de su vagina, si presenta calambres en el abdomen o área pélvica, o si presenta fiebre. Informe al médico cualquier cambio en los movimientos de su bebé, si no presenta movimientos durante cierto tiempo o si súbitamente presenta más movimientos de lo usual después de este procedimiento.

Otro fluido del cuerpo o muestras de tejido:

Una muestra además de las muestras enlistadas previamente puede ser usada para este examen. Las instrucciones sobre lo que usted debe hacer después de una colección de otro líquido corporal o muestra de tejido puede variar. Pregúntele a su trabajador de salud por instrucciones sobre lo que usted puede esperar después de que sea completado el examen. Si usted tiene preguntas o preocupaciones sobre este examen, hable con su trabajador de salud.

¿Cuáles son los riesgos?

Orina limpia: Existen varios procedimientos para obtener muestras de orina no contaminada. La orina puede ser recolectada al orinar en un recipiente por la técnica de recolectarla limpia o utilizando un catéter urinario previamente colocado. Generalmente no hay riesgos cuando se utilizan estos métodos. Otra forma de recolectar la orina limpia es insertando un catéter urinario temporal. Los riesgos de utilizar este método son sangrado, infección y daño en uretra y vejiga. Si está tomando medicamentos que causen sangrado excesivo, tiene un alto riesgo de sangrar. La persona realiza este procedimiento puede necesitar hacer varios intentos. Consulte con su médico en caso de duda acerca de los riesgos en la obtención de orina limpia.

Sangre: En el sitio donde se toma la muestra puede ocurrir la extravasación de sangre, un hematoma (sangre extravasada debajo de la piel), así como una infección. Las personas que realizan estos exámenes pueden necesitar hacerlos más de una vez. Consulte con su médico en caso de duda acerca de los riesgos de este examen.

Líquido amniótico: Puede ser obtenido por el procedimiento de amniocentesis. Durante la amiocentesis se puede provocar un hematoma (sangre extravasada debajo de la piel) o sangrado en el sitio de toma de la muestra. Si usted está utilizando medicamentos que causen sangrado excesivo, tiene un alto riesgo de sangrar en el sitio donde se tomó la muestra. Puede sangrar o presentar salida de líquido amniótico a través de la vagina. Raras veces puede presentar fiebre, calambre abdominal o vaginal, o iniciar el trabajo de parto. Existe riesgo de que su bebé no sobreviva a este procedimiento. La posibilidad de estos riesgos varía dependiendo de su estado de salud. La persona realiza este procedimiento puede necesitar hacer varios intentos. Consulte con su médico en caso de duda acerca de los riesgos de este examen.

Otras muestras de líquido corporal o de tejido: Una muestra además de las muestras enlistadas previamente puede ser usada para este examen. Pregúntele a su trabajador de salud que le explique los riesgos de este examen. Si usted tiene preguntas o preocupaciones sobre este examen, hable con su trabajador de salud.

¿Cuáles son los resultados normales para éste examen?

Los resultados de las pruebas de laboratorio pueden variar dependiendo de la edad, género, historia clínica, el método usado para esta prueba y muchos otros factores. Si sus resultados son diferentes de los resultados sugeridos a continuación, esto no significa que usted tenga una enfermedad. Contacte a su médico para cualquier pregunta que tenga. Los siguientes resultados son considerados normales para estas pruebas:

  • Adultos y Niños: crecimiento negativo

¿Qué son los próximos pasos después del examen?

Pide a tu médico que te informe sobre los resultados de tus exámenes. Puede ser que te pidan que llames para pedir resultados, que hagas una cita para discutirlos con tu médico, o puede ser que recibas estos resultados por correo. El seguimiento depende de muchos factores relacionados con los resultados de las pruebas. Incluso, puede ser que no tengas que hacer ningún seguimiento después de realizarte los exámenes. En algunos casos, pueden sugerirte o ser necesario algún seguimiento. Algunos ejemplos de seguimiento pueden ser cambios en tus medicamentos, o planes de tratamiento, referirte a un especialista, una vigilancia con mayor o menor frecuencia, o pruebas o procedimientos adicionales. Platica con tu médico sobre cualquier cosa que te preocupe o cualquier duda que tengas acerca de tu tratamiento o las instrucciones que te ha dado.

Líquido amniótico:

Después de una amniocentesis, los resultados están por lo general disponibles dentro de 7 a 10 días.

Otro fluido del cuerpo o muestras de tejido:

Una muestra además de las muestras enlistadas previamente puede ser coleccionada para este examen. Pregúntele al trabajador de salud para instrucciones de seguimiento después de este examen.

¿Dónde puedo conseguir más información?

Related Companies

  • Centers for Disease Control and Prevention (CDC) - http://www.cdc.gov/

Referencias:

[1] Revello MG & Gerna G: Diagnosis and management of human cytomegalovirus infection in the mother, fetus, and newborn infant. Clin Microbiol Rev 2002; 15(4):680-715.

[2] Miller MJ, Bovey S, Pado K, et al: Application of PCR to multiple specimen types for diagnosis of cytomegalovirus infection: comparison with cell culture and shell vial assay. J Clin Microbiol 1994; 32(1):5-10.

[3] Paya CV, Wold AD, & Smith TF: Detection of cytomegalovirus infections in specimens other than urine by the shell vial assay and conventional tube cell cultures. J Clin Microbiol 1987; 25(5):755-7.

[4] Lipitz S, Achiron R, Zalel Y, et al: Outcome of pregnancies with vertical transmission of primary cytomegalovirus infection. Obstet Gynecol 2002; 100(3):428-33.

[5] Warren WP, Balcarek K, Smith R, et al: Comparison of rapid methods of detection of cytomegalovirus in saliva with virus isolation in tissue culture. J Clin Microbiol 1992; 30:786-789.

[6] Henry JB (Ed): Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods, Twentieth. W.B. Saunders Company, Philadelphia, PA, USA, 2001.

[7] Tietz NW (Ed): Clinical Guide to Laboratory Tests, 3rd ed. W. B. Saunders, Philadelphia, PA, 1995.


Last Updated: 1/27/2017
La información aquí suministrada no se debe usar en caso de una emergencia ni para el diagnóstico o tratamiento de enfermedades. Se debe consultar a un profesional médico con licencia para obtener un diagnóstico y recibir tratamiento para todas las afecciones. Llame al 911 siempre que se presente una emergencia. Los vínculos a otros sitios tienen únicamente un fin informativo; no constituyen un aval de dichos sitios.

Truven Health Analytics. Todos los derechos son reservados.

Thomson & A.D.A.M