HealthSearch

Health Guide

Enfermedad por reflujo gastroesofágico - en niños

Definición

El reflujo gastroesofágico (RGE) se presenta cuando el estómago envía fluidos de regreso al esófago (el tubo que va de la boca al estómago). También se le llama reflujo. El RGE puede irritar el estómago.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es un problema de largo plazo en donde el reflujo se presenta con mucha frecuencia. Puede causar síntomas graves.

Este artículo se refiere a la ERGE en niños. Este es un problema común en niños de todas las edades.

Nombres alternativos

Esofagitis péptica - niños; Esofagitis por reflujo - niños; ERGE - niños; Acidez crónica - niños; Dispepsia por ERGE - niños

Causas

Cuando comemos, los alimentos pasan de la garganta al estómago por medio del esófago. Un anillo de fibras musculares en la parte baja del esófago evita que los alimentos que se han tragado se regresen.

Cuando este anillo de músculos no se cierra completamente, el contenido del estómago puede regresar al esófago. A esto se le llama reflujo o reflujo gastroesofágico.

En los bebés, este anillo de músculos no se ha desarrollado completamente, y puede causar reflujo. Por esta razón, con frecuencia los bebés vomitan su alimento. El reflujo en bebés desaparece cuando este músculo se desarrolla completamente, regularmente a la edad de 1 año.

Cuando los síntomas continúan o empeoran, puede ser un síntoma de ERGE.

Ciertos factores pueden causar el ERGE en niños, incluyendo:

  • Malformaciones congénitas, como hernia hiatal, una condición en la cual una parte del estómago se extiende a través de una abertura del diafragma hacia el pecho. El diafragma es el músculo que separa el pecho del abdomen.
  • Obesidad.
  • Ciertos medicamentos, como los utilizados para el asma.
  • Humo de segunda mano.
  • Cirugía de la parte superior del abdomen.
  • Trastornos cerebrales, como parálisis cerebral.
  • Genética -- la ERGE puede ser una tendencia familiar.

Síntomas

Los síntomas comunes de la ERGE en niños y adolescentes incluyen:

  • Nausea, devolver la comida (regurgitar), o posiblemente vómitos.
  • Reflujo y acidez. Los niños pequeños pueden no poder precisar en dónde tienen el dolor y en su lugar decir que tienen dolor de estómago y de pecho.
  • Asfixia, tos crónica o sibilancia.
  • Hipo o eructos.
  • No esperar para comer, comer muy poco o evitar comer ciertos alimentos.
  • Pérdida de peso o no ganar peso.
  • Sentir que la comida se queda estancada detrás del esternón o dolor mientras traga.
  • Ronquera o cambios en la voz.

Pruebas y exámenes

Su hijo puede no necesitar ningún examen si los síntomas son leves.

Se puede realizar un examen llamado esofagografía o gastrointestinal (GI) superior, para confirmar el diagnóstico. En este examen, su hijo debe tragar una substancia blanquecina para hacer visibles el esófago, estómago y parte superior del intestino delgado.  Este puede mostrar si el líquido se está regresando del estómago hacia el esófago o si algo está bloqueando o estrechando estas áreas.

Si los síntomas no mejoran, o son recurrentes después de que el niño ha sido tratado con medicamentos, el proveedor de atención médica puede realizar otra prueba. Una de estas pruebas se denomina esofagogastroduodenoscopía (EGD) Este examen:

  • Se realiza con una pequeña cámara (endoscopio flexible) que se inserta por la garganta.
  • Examina el esófago, estómago y primera parte del intestino delgado.

El proveedor también puede realizar el examen para:

Tratamiento

Los cambios en el estilo de vida regularmente pueden ayudar a tratar con éxito la ERGE. Especialmente para niños con síntomas leves o síntomas que no son frecuentes.

Los cambios en estilo de vida incluyen principalmente:

  • Pérdida de peso, si tiene sobrepeso
  • Usar ropa floja de la cintura
  • Dormir con la cabeza ligeramente levantada, para niños con síntomas nocturnos
  • No acostarse hasta después de 3 horas de haber comido.

Los siguientes cambios en la dieta pueden ayudar si sus alimentos aparentan estar causando los síntomas:

  • Evitar alimentos con mucha azúcar o muy picantes
  • Evitar el chocolate, la menta o bebidas con cafeína
  • Evitar bebidas ácidas como las colas o jugo de naranja
  • Comer porciones más pequeñas más frecuentemente durante el día

Hable con el proveedor de su hijo antes de limitar las grasas. El beneficio de reducir las grasas en los niños no ha sido comprobado. Es vital asegurarse de que su hijo tenga los nutrientes apropiados para tener un crecimiento saludable.

Los padres o cuidadores que fuman deben dejar de fumar. Nunca fume cerca de los niños. El humo de segunda mano puede causar ERGE en niños.

Si el proveedor de su hijo dice que está BIEN, usted puede suministrarle antiácidos de venta libre (OTC, en inglés) Ayudan a reducir la cantidad de ácido que produce el estómago. Estos medicamentos trabajan de forma lenta, pero alivian los síntomas por un tiempo prolongado. Incluyen:

  • Inhibidores de la bomba de protones
  • Bloqueadores H2

El proveedor de su hijo también puede sugerirle utilizar antiácidos junto con otros medicamentos. No dé a su hijo ninguno de estos medicamentos sin antes consultar con su proveedor.

Si estos métodos de tratamiento no funcionan para controlar los síntomas, la cirugía antireflujo puede ser una opción para niños con síntomas graves. Por ejemplo, se puede considerar la cirugía en niños que desarrollan problemas respiratorios.

Hable con el proveedor de su hijo sobre las posibles mejores opciones.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de niños responden bien al tratamiento y a los cambios en el estilo de vida. Sin embargo, muchos niños necesitan continuar tomando medicamentos para controlar sus síntomas.

Los niños que tienen la ERGE tienen más posibilidad de tener problemas de reflujo y acides cuando son adultos.

Posibles complicaciones

Las complicaciones de la ERGE en niños pueden incluir:

  • Asma que puede empeorar
  • Daño al recubrimiento del esófago, el cual puede causar cicatrización y estrechamiento
  • Úlceras en el esófago (poco común)

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al proveedor de su hijo si los síntomas no mejoran con los cambios en su estilo de vida. También llámelo si su hijo tiene los siguientes síntomas:

  • Sangrado
  • Asfixia (tos, dificultad respiratoria)
  • Siente llenura demasiado rápido cuando come
  • Vómitos frecuentes
  • Ronquera
  • Pérdida de apetito
  • Problemas para tragar o dolor mientras traga
  • Pérdida de peso

Prevención

Usted puede ayudar a reducir el riesgo de ERGE en niños siguiendo estos pasos:

  • Ayude a su hijo a permanecer en un peso saludable con una dieta sana y ejercicio regular.
  • Nunca fume cerca de su hijo. Mantenga su hogar y su vehículo libre de humo de cigarro. Si usted fuma, deje de hacerlo.

Referencias

Khan S, Orenstein SR. Gastroesophageal reflux disease. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016: chap 323.

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. Acid reflux (GER & GERD) in infants. Updated April 8, 2015. www.niddk.nih.gov/health-information/health-topics/digestive-diseases/ger-and-gerd-in-infants/. Accessed July 8, 2016.

Salvatore S, Vandenplas Y. Gastroesophageal reflux. In: Wyllie R, Hyams JS, Kay M, eds. Pediatric Gastrointestinal and Liver Disease. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016: chap 21.

Tighe M, Afzal NA, Bevan A, Hayen A, Munro, A, Beattie RM. Pharmacological treatment of children with gastro-oesophageal reflux. Cochrane Database Syst Rev. 2014;(11):CD008550. PMID 25410096 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25419906.


Actualizado: 7/27/2016
Versión en inglés revisada por: Liora C Adler, MD, Pediatric ER, Joe DiMaggio Children’s Hospital, Hollywood, FL. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información provista no debería ser usada durante una emergencia médica o para el diagnóstico o tratamiento de cualquier condición médica. Un médico certificado debería ser consultado para el diagnóstico y tratamiento de cualquiera y todas las condiciones médicas. Llame al 911 para todas las emergencias médicas. Adam no hace ninguna representación o garantía con respecto a la precisión, confiabilidad, totalidad, actualidad del contenido, texto o gráficos. Los enlaces a otros sitios están provistos solo con fines informativos: no constituyen un aval de los otros sitios. © 1997- A.D.A.M., Inc. Toda duplicación o distribución de la información contenida aquí está estrictamente prohibida.