HealthSearch

Health Guide

Medicamentos antihipertensivos

Nombres alternativos

Medicamentos para la hipertensión

Información

Tratar la hipertensión arterial le ayudará a prevenir problemas como enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, pérdida de la visión, enfermedad renal crónica y otras enfermedades vasculares.

Es posible que necesite tomar medicamentos para bajar la presión arterial si los cambios en el estilo de vida no son suficientes para llevar dicha presión a un nivel ideal.

CUÁNDO SE USAN LOS MEDICAMENTOS PARA LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL

La mayoría de las veces, su proveedor de atención médica le pedirá primero que haga cambios en su estilo de vida y revisará su presión arterial dos o más veces.

Si su presión arterial está entre 120/80 y 130/80 mm Hg, usted tiene presión arterial elevada.

  • Su proveedor recomendará cambios en el estilo de vida para bajar su presión arterial a un rango normal.
  • Los medicamentos se usan muy pocas veces en esta etapa.

Si su presión arterial es superior a 130/80, pero inferior de 140/90 mm Hg, usted tiene hipertensión en etapa 1. Cuando piense acerca del mejor tratamiento, usted y su proveedor deben considerar lo siguiente:

  • Si usted no tiene otras enfermedades o factores de riesgo, su proveedor puede recomendar cambios en el estilo de vida y repetir las mediciones unos cuantos meses después.
  • Si su presión arterial se mantiene por encima de 130/80, pero por debajo de 140/90 mm Hg, su proveedor puede recomendar medicamentos para la hipertensión.
  • Si usted tiene otras enfermedades o factores de riesgo, es probable que su proveedor quiere empezar con medicamentos al mismo tiempo que con cambios en el estilo de vida.

Si su presión arterial es superior a 140/90 mm Hg, usted tiene hipertensión en etapa 2. Probablemente, su proveedor querrá que usted empiece a tomar medicamentos y recomendará cambios en el estilo de vida.

Antes de hacer un diagnóstico final, ya sea de presión arterial elevada o hipertensión arterial, su proveedor debe pedirle que mida su presión alterial en casa, en la farmacia o en algún otro lugar que no sea el consultorio o un hospital.

Si tiene un alto riesgo para enfermedades cardíacas, diabetes, problemas cardíacos, un historial de ataque cerebrovascular, los medicamentos se pueden recetar con una lectura de presión arterial menor. Las metas de lectura de presión arterial más comúnmente usadas para las personas con estos problemas de salud son debajo de 130/80.

MEDICAMENTOS PARA LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL

La mayoría de las veces, solo se usará un fármaco al principio. Se pueden usar dos fármacos si tiene hipertensión en etapa 2.

Se utilizan varios tipos de medicamentos para tratar la hipertensión arterial. Su proveedor decidirá qué tipo de medicamento es apropiado para usted. Usted posiblemente necesite tomar más de un tipo de medicamento.

Cada tipo de medicamento para la presión arterial que aparece a continuación viene en diferentes marcas comerciales y genéricas.

Con frecuencia, se usa uno o más de estos medicamentos para tratar la hipertensión arterial:

  • Los diuréticos también se denominan píldoras de agua. Ayudan a los riñones a eliminar algo de sal (sodio) del cuerpo. Como resultado, los vasos sanguíneos no tienen que contener tanto líquido y su presión arterial baja.
  • Los betabloqueadores hacen que el corazón palpite a una tasa más lenta y con menos fuerza.
  • Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (también llamados inhibidores IECA) relajan los vasos sanguíneos, lo cual reduce su presión arterial.
  • Los bloqueadores de los receptores de angiotensina II (también llamados BRA) funcionan más o menos de la misma manera que los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina.
  • Los bloqueadores de los canales del calcio relajan los vasos sanguíneos al impedir que el calcio entre en las células.

Los medicamentos para la presión arterial que no se usan con tanta frecuencia incluyen:

  • Los bloqueadores alfa ayudan a relajar los vasos sanguíneos, lo cual reduce su presión arterial.
  • Los fármacos que actúan sobre el sistema nervioso central le dan una señal al cerebro y al sistema nervioso para relajar sus vasos sanguíneos.
  • Los vasodilatadores le dan una señal a los músculos en las paredes de los vasos sanguíneos para que se relajen.
  • Los inhibidores de renina, un tipo de medicamento más nuevo para tratar la hipertensión arterial, actúan reduciendo la cantidad de precursores de angiotensina, relajando por ende los vasos sanguíneos.

EFECTOS SECUNDARIOS DE LOS MEDICAMENTOS PARA LA PRESIÓN ARTERIAL

La mayoría de los medicamentos para la presión arterial son fáciles de tomar, pero todos los medicamentos tienen efectos secundarios. La mayoría son leves y pueden desaparecer con el tiempo.

Algunos efectos secundarios comunes de los medicamentos antihipertensivos incluyen:

  • Tos
  • Diarrea o estreñimiento
  • Vértigo o mareo leve
  • Problemas de erección
  • Sentirse nervioso
  • Sentirse cansado, débil, soñoliento o con falta de energía
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos
  • Erupción cutánea
  • Pérdida o aumento de peso sin proponérselo

Dígale a su proveedor lo más pronto posible si usted tiene efectos secundarios o si los efectos secundarios le están causando problemas. La mayoría de las veces, hacer cambios en la dosis del medicamento o cuándo tomarlos puede ayudar a reducir los efectos secundarios.

Nunca cambie la dosis ni deje de tomar sus medicamentos por su cuenta. Siempre hable primero con su proveedor.

OTRAS SUGERENCIAS

Tomar más de un medicamento puede cambiar la forma como su cuerpo absorbe o usa un fármaco. Las vitaminas o suplementos, diferentes alimentos o el alcohol también pueden cambiar la forma como un fármaco actúa en su cuerpo.

Siempre pregúntele a su proveedor si necesita evitar cualquier tipo de alimentos, bebidas, vitaminas o suplementos, o cualquier otro medicamento mientras esté tomando medicamentos para la presión arterial.

Referencias

James PA, Oparil S, Carter BL, et al. 2014 evidence-based guideline for the management of high blood pressure in adults: report from the panel members appointed to the Eighth Joint National Committee (JNC 8). JAMA. 2014;311(5):507-520. PMID: 24352797 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24352797.

Victor RG. Arterial hypertension. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 67.

Victor RG, Libby P. Systemic hypertension: management. In: Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Mann DL, Tomaselli GF, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2019:chap 46.

Whelton PK, Carey RM, Aronow WS, et al. 2017 ACC/AHA/AAPA/ABC/ACPM/AGS/APhA/ASH/ASPC/NMA/PCNA guideline for the prevention, detection, evaluation, and management of high blood pressure in adults: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines. J Am Coll Cardiol. 2018;71(19):e127-e248. PMID: 29146535 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29146535.


Actualizado: 5/21/2017
Versión en inglés revisada por: Laura J. Martin, MD, MPH, ABIM Board Certified in Internal Medicine and Hospice and Palliative Medicine, Atlanta, GA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team. Editorial update 06-11-18.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información provista no debería ser usada durante una emergencia médica o para el diagnóstico o tratamiento de cualquier condición médica. Un médico certificado debería ser consultado para el diagnóstico y tratamiento de cualquiera y todas las condiciones médicas. Llame al 911 para todas las emergencias médicas. Adam no hace ninguna representación o garantía con respecto a la precisión, confiabilidad, totalidad, actualidad del contenido, texto o gráficos. Los enlaces a otros sitios están provistos solo con fines informativos: no constituyen un aval de los otros sitios. © 1997- A.D.A.M., Inc. Toda duplicación o distribución de la información contenida aquí está estrictamente prohibida.