HealthSearch

Health Guide
Imágenes

Lumbago - crónico

Definición

El lumbago se refiere a un dolor que se siente en la región lumbar. Usted también puede presentar rigidez en la espalda, disminución del movimiento de la región lumbar y dificultad para pararse derecho.

El dolor en la región lumbar que es prolongado se denomina lumbago crónico.

Nombres alternativos

Dolor de espalda inespecífico; Dolor de espalda - crónico; Dolor lumbar - crónico; Dolor - de espalda - crónico; Dolor crónico - de espalda baja

Causas

El lumbago es común. Casi todas las personas han tenido dolor de espalda en algún punto de sus vidas. A menudo, no es posible encontrar la causa exacta.

Es posible que no haya sido solo un hecho el que causó el dolor. Usted puede haber estado realizando muchas actividades, como alzar objetos de manera incorrecta, durante mucho tiempo. Luego repentinamente, un movimiento simple, como alcanzar algo o agacharse por la cintura, lleva a que se presente dolor.

Muchas personas con dolor de espalda crónico tienen artritis. O pueden tener desgaste extra y desgarro en la columna vertebral, lo cual puede deberse a:

  • Sobrecarga por trabajo o deportes
  • Lesiones y fracturas
  • Cirugía

Usted puede haber tenido una hernia de disco, en la cual parte del disco de la columna comprimió nervios cercanos. Normalmente, los discos suministran espacio y amortiguación en su columna vertebral. Si estos discos se secan y se vuelven más delgados y más frágiles, usted puede perder el movimiento en la columna vertebral con el tiempo.

Si los espacios entre los nervios raquídeos y la médula espinal se vuelven estrechos, esto puede llevar a que se presente estenosis raquídea. Estos problemas se llaman enfermedad degenerativa de la columna o las articulaciones.

Otras posibles causas del lumbago crónico son:

Usted está en mayor riesgo de lumbago si:

  • Tiene más de 30 años
  • Tiene sobrepeso
  • Está embarazada
  • No hace ejercicio
  • Se siente estresado o deprimido
  • Tiene un trabajo que requiere levantamiento de cosas pesadas, mucha flexión y contorsiones o vibración total del cuerpo (como conducir un camión o usar una chorreadora de arena)
  • Fuma

Síntomas

Los síntomas pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • Dolor sordo
  • Dolor agudo
  • Sensación de hormigueo o ardor
  • Debilidad en piernas o pies

El lumbago puede diferir de una persona a otra. El dolor puede ser leve o puede ser tan intenso que usted no pueda moverse.

Dependiendo de la causa de su dolor de espalda, también puede tener dolor en la pierna, la cadera o la planta del pie.

Pruebas y exámenes

Durante el examen físico, el proveedor de atención médica tratará de ubicar con precisión la localización del dolor y entender cómo afecta su movimiento.

Otras pruebas que se pueden realizar dependen de sus antecedentes médicos y sus síntomas.

Los exámenes pueden incluir:

Tratamiento

Es posible que su dolor de espalda no desaparezca completamente o se puede intensificar a veces. Aprenda a cuidar de su espalda en casa y cómo prevenir los episodios repetitivos de dolor de espalda. Esto puede ayudarle a seguir con sus actividades normales.

Su proveedor puede recomendarle medidas para reducir el dolor, como:

  • Un corsé para apoyar la espalda
  • Compresas frías y termoterapia
  • Tracción
  • Fisioterapia que involucre ejercicios de estiramiento y fortalecimiento
  • Asesoría para aprender formas de entender y manejar el dolor

Estos otros proveedores de atención médica también le pueden ayudar:

  • Terapeuta y masajista
  • Alguien que realice acupuntura
  • Alguien que haga manipulación de la columna (quiropráctico, médico osteópata o fisioterapeuta)

De ser necesario, el proveedor puede recetarle medicamentos para ayudarle con su dolor de espalda:

  • Ácido acetilsalicílico (aspirin), naproxeno (Aleve) o ibuprofeno (Advil), los cuales se pueden comprar sin receta
  • Dosis bajas de medicamentos recetados
  • Analgésicos narcóticos u opioides cuando el dolor sea muy fuerte

Si su dolor no mejora con medicación, fisioterapia y otros tratamientos, su proveedor puede recomendarle una inyección epidural.

La cirugía de la columna solo se debe contemplar si usted tiene daño a nervios o la afección que causa el dolor de espalda no se cura después de un período de tiempo largo.

En algunos pacientes, un estimulador de la médula espinal puede ayudar a reducir el dolor de espalda.

Otros tratamientos que se pueden recomendar si el dolor no mejora con medicamentos y fisioterapia incluyen:

  • Cirugía de la columna, solo si usted tiene daño en los nervios o la causa de su dolor no se cura después de mucho tiempo
  • Estimulación de la médula espinal, en la cual un pequeño dispositivo envía una corriente eléctrica a la columna vertebral para bloquear las señales del dolor

Algunas personas con lumbago también pueden necesitar:

  • Cambios en el trabajo
  • Asesoría en el trabajo
  • Reentrenamiento laboral
  • Terapia ocupacional

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los problemas de la espalda mejoran por sí solos. Siga los consejos de su proveedor sobre el tratamiento y las medidas de cuidados personales.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si tiene dolor de espalda intenso que no desaparece. Llame de inmediato si presenta entumecimiento, pérdida del movimiento, debilidad o cambios en los intestinos o la vejiga.

Referencias

El Abd O, Amadera JED. Low back strain or sprain. In: Frontera WR, Silver JK, Rizzo TD Jr, eds. Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 48.

Malik K, Benzon HT. Low back pain. In: Benzon HT, Rathmell JP, Wu CL, Turk DC, Argoff CE, Hurley RW, eds. Practical Management of Pain. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2014:chap 21.

Manchikanti L, Abdi S, Atluri S, et al. An update of comprehensive evidence-based guidelines for interventional techniques in chronic spinal pain. Part II: guidance and recommendations. Pain Physician. 2013;16(2 Suppl):S49-S283. PMID: 23615883 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23615883.


Actualizado: 5/14/2017
Versión en inglés revisada por: Linda J. Vorvick, MD, Clinical Associate Professor, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información provista no debería ser usada durante una emergencia médica o para el diagnóstico o tratamiento de cualquier condición médica. Un médico certificado debería ser consultado para el diagnóstico y tratamiento de cualquiera y todas las condiciones médicas. Llame al 911 para todas las emergencias médicas. Adam no hace ninguna representación o garantía con respecto a la precisión, confiabilidad, totalidad, actualidad del contenido, texto o gráficos. Los enlaces a otros sitios están provistos solo con fines informativos: no constituyen un aval de los otros sitios. © 1997- A.D.A.M., Inc. Toda duplicación o distribución de la información contenida aquí está estrictamente prohibida.