HealthSearch

Health Guide
Imágenes

Dificultad respiratoria

Definición

La dificultad para respirar puede involucrar: 

  • Respiración difícil
  • Respiración incómoda
  • Sentirse como si no estuviera recibiendo suficiente aire 

Nombres alternativos

Falta de aliento; Falta de respiración; Dificultad para respirar; Disnea 

Consideraciones

No existe una definición estándar para la dificultad respiratoria. Algunas personas se sienten disneicas con solo hacer ejercicio leve (por ejemplo, subir escaleras), aunque no padezcan una afección médica. Otras pueden tener enfermedad pulmonar avanzada, pero nunca sentir falta de aliento.

Las sibilancias son una de las formas de dificultad respiratoria en la cual usted produce un sonido chillón al exhalar.

Causas

La dificultad respiratoria tiene muchas causas diferentes. Por ejemplo, la cardiopatía puede causar disnea si el corazón es incapaz de bombear suficiente sangre para suministrar oxígeno al cuerpo. Si el cerebro, los músculos u otros órganos corporales no reciben suficiente oxígeno, se puede experimentar una sensación de disnea. 

La dificultad respiratoria también puede deberse a problemas con los pulmones, las vías respiratorias u otros problemas de salud.

Problemas con los pulmones:

Problemas con las vías respiratorias que llevan a los pulmones:

  • Bloqueo de los conductos de aire en la nariz, la boca o la garganta
  • Ahogamiento con algo atorado en las vías respiratorias
  • Inflamación alrededor de las cuerdas vocales (crup)
  • Inflamación del tejido (epiglotis) que cubre la tráquea (epiglotitis)

Problemas con el corazón:

Otras causas:

  • Alergias (al moho, caspa de animales o polen)
  • Ascenso a grandes alturas donde hay menos oxígeno en el aire
  • Compresión de la pared torácica
  • Polvo en el ambiente
  • Estrés emocional, como ansiedad
  • Hernia de hiato (afección en la cual parte del estómago se abulta hacia el pecho a través de la abertura en el diafragma)
  • Obesidad
  • Ataques de pánico

Cuidados en el hogar

Algunas veces, una dificultad respiratoria leve puede ser normal y no es motivo de preocupación. La congestión nasal fuerte es un ejemplo. El ejercicio extenuante, sobre todo cuando usted no se ejercita regularmente, es otro ejemplo.

Si la dificultad para respirar es nueva o está empeorando, puede deberse a un problema serio. Aunque muchas causas no son peligrosas y son fácilmente corregibles, llame a su proveedor de atención médica por cualquier dificultad respiratoria.

Si le han estado tratando un problema prolongado con sus pulmones o corazón, siga las instrucciones de su proveedor para aliviar dicho problema.

Cuándo contactar a un profesional médico

Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) si:

  • Se presenta dificultad respiratoria de manera súbita o que interfiere de manera seria con la respiración.
  • Alguien deja de respirar por completo.

Visite a su proveedor si la dificultad respiratoria está acompañada de lo siguiente:

  • Molestia, dolor o presión en el pecho. Estos son síntomas de angina.
  • Fiebre.
  • Falta de aliento después de actividad leve o mientras se está en reposo.
  • Falta de aliento que lo despierta en la noche o que lo obliga a dormir apuntalado para respirar.
  • Opresión en la garganta o una tos ronca y chillona.
  • Haber inhalado o haberse ahogado con un objeto (aspiración o ingestión de un objeto extraño).
  • Silbidos.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

El proveedor lo examinará. Se le harán preguntas acerca de su historia clínica y síntomas. Las preguntas pueden incluir por cuánto tiempo ha tenido dificultad para respirar y cuándo comenzó. También le preguntarán si algo lo empeora o si presenta ruidos como resoplidos o sibilancias al respirar. 

Los exámenes que pueden ordenar incluyen:

Si la dificultad respiratoria es grave, es posible que deba acudir al hospital. Usted puede recibir medicamentos para tratar la causa de la dificultad respiratoria.

Si su nivel de oxígeno en la sangre es muy bajo, es posible que necesite recibir oxígeno. 

Referencias

Kraft M. Approach to the patient with respiratory disease. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 83.

Schwartzstein RM, Adams L. Dyspnea. In: Broaddus VC, Mason RJ, Ernst JD, et al, eds. Murray and Nadel's Textbook of Respiratory Medicine. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 29.


Actualizado: 5/21/2017
Versión en inglés revisada por: Denis Hadjiliadis, MD, MHS, Paul F. Harron, Jr. Associate Professor of Medicine, Pulmonary, Allergy, and Critical Care, Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania, Philadelphia, PA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información provista no debería ser usada durante una emergencia médica o para el diagnóstico o tratamiento de cualquier condición médica. Un médico certificado debería ser consultado para el diagnóstico y tratamiento de cualquiera y todas las condiciones médicas. Llame al 911 para todas las emergencias médicas. Adam no hace ninguna representación o garantía con respecto a la precisión, confiabilidad, totalidad, actualidad del contenido, texto o gráficos. Los enlaces a otros sitios están provistos solo con fines informativos: no constituyen un aval de los otros sitios. © 1997- A.D.A.M., Inc. Toda duplicación o distribución de la información contenida aquí está estrictamente prohibida.