HealthSearch

Health Guide
Imágenes

Humidificadores y la salud

Definición

Un humidificador casero puede incrementar la humedad en su hogar. Esto ayuda a eliminar el aire seco que irrita e inflama las vías aéreas de su nariz y garganta.

Nombres alternativos

Salud y humidificadores; Uso de un humidificador para resfriados; Humidificadores y los resfriados

Información

El uso de un humidificador en el hogar puede ayudar a aliviar una congestión nasal y puede servir para disolver el moco de manera que usted lo pueda expectorar. El aire humidificado puede aliviar las molestias producidas por los resfriados y la gripe.

Siga las instrucciones que se incluyeron con su humidificador de manera que sepa cómo usarlo correctamente. Límpielo y guárdelo siguiendo las instrucciones.

Estos son algunos consejos generales:

  • Utilice siempre un humidificador de vapor frío (vaporizador), especialmente para los niños. Los humidificadores de vapor caliente pueden causar quemaduras si una persona se acerca demasiado.
  • Coloque el humidificador a varios pies (aproximadamente dos metros) de distancia de la cama.
  • NO deje un humidificador funcionando por mucho tiempo. Programe el humidificador en un 30% a 50% de humedad. Si las superficies del cuarto están constantemente mojadas o húmedas al tacto, los hongos y el moho pueden proliferar. Eso puede causar problemas respiratorios en algunas personas.
  • Los humidificadores se deben vaciar y limpiar diariamente, dado que las bacterias se pueden multiplicar en aguas estancadas. 
  • Utilice agua destilada en lugar de agua de la llave. El agua de la llave tiene minerales que se pueden acumular en el humidificador. Estos pueden lanzarse al aire en forma de polvo blanco y provocar problemas para respirar. Siga las instrucciones que se incluyeron con su unidad sobre cómo evitar la acumulación de minerales.

Referencias

US Consumer Product Safety Commission. CPSC safety alert: dirty humidifiers may cause health problems. www.cpsc.gov/PageFiles/121804/5046.pdf. Accessed January 9, 2017.


Actualizado: 12/9/2016
Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información provista no debería ser usada durante una emergencia médica o para el diagnóstico o tratamiento de cualquier condición médica. Un médico certificado debería ser consultado para el diagnóstico y tratamiento de cualquiera y todas las condiciones médicas. Llame al 911 para todas las emergencias médicas. Adam no hace ninguna representación o garantía con respecto a la precisión, confiabilidad, totalidad, actualidad del contenido, texto o gráficos. Los enlaces a otros sitios están provistos solo con fines informativos: no constituyen un aval de los otros sitios. © 1997- A.D.A.M., Inc. Toda duplicación o distribución de la información contenida aquí está estrictamente prohibida.