HealthSearch

Health Guide

Parálisis del nervio facial debido a un traumatismo durante el nacimiento

Definición

La parálisis del nervio facial debido a un traumatismo durante el nacimiento es la pérdida del movimiento muscular controlable (voluntario) en la cara de un bebé, debido a la presión sobre el nervio facial, justo antes o durante el parto.

Nombres alternativos

Parálisis del VII par craneal debido a un traumatismo al nacer; Parálisis facial - traumatismo durante el nacimiento; Parálisis facial - neonato; Parálisis facial - bebé

Causas

El nervio facial de un bebé se llama también llamado VII par craneal. Éste puede sufrir daño justo antes o en el momento del parto.

La mayoría de las veces, la causa se desconoce. Sin embargo, un parto difícil, con o sin el uso de un instrumento llamado fórceps, puede llevar a esta afección.

Algunos factores que pueden causar un traumatismo (lesión) durante el nacimiento abarcan:

  • Bebé de gran tamaño (se puede observar si la madre sufre de diabetes)
  • Embarazo o parto prolongado
  • Uso de anestesia epidural
  • Uso de un medicamento para inducir el parto y contracciones más fuertes

La mayor parte del tiempo, estos factores no conducen a una parálisis del nervio facial ni a un traumatismo al nacer.

Síntomas

La forma más común de parálisis del nervio facial debida a un traumatismo al nacer compromete únicamente la parte inferior de este nervio. Esta parte controla los músculos alrededor de los labios. La debilidad muscular se observa sobre todo cuando el bebé llora.

El recién nacido puede tener los siguientes síntomas:

  • Párpado que puede no cerrar en el lado afectado
  • La parte baja de la cara (por debajo de los ojos) parece desigual al llorar
  • La boca no baja de la misma manera en ambos lados al llorar
  • Ausencia de movimiento (parálisis) en el lado afectado de la cara (desde la frente hasta el mentón en casos graves)

Pruebas y exámenes

Generalmente, un examen físico es todo lo que se necesita para diagnosticar esta afección. En contadas ocasiones, se necesita un estudio de conducción nerviosa. Este examen puede señalar la localización exacta de la lesión nerviosa.

No se necesitan exámenes imagenológicos del cerebro, a menos que el médico piense que hay otro problema (como un tumor o un accidente cerebrovascular).

Tratamiento

En la mayoría de los casos, se vigila al bebé muy de cerca para ver si la parálisis desaparece por sí sola.

Si el ojo del bebé no se cierra por completo, se usarán un parche y gotas para proteger el ojo.

Se puede necesitar cirugía para aliviar la presión en el nervio. 

Los bebés con parálisis permanente necesitan terapia especial.

Expectativas (pronóstico)

La afección generalmente desaparece por sí sola en unos pocos meses.

Posibles complicaciones

En algunos casos, se presenta parálisis permanente de los músculos en el lado afectado de la cara.

Cuándo contactar a un profesional médico

El proveedor generalmente diagnostica esta afección mientras el bebé está en el hospital. Es posible que los casos leves que comprometen sólo el labio inferior no sean notorios al nacer. Posteriormente, uno de los padres, un abuelo u otra persona pueden notar el problema.

Si el movimiento de la boca del bebé luce diferente en cada lado cuando llora, usted debe solicitar una cita con el proveedor de su niño.

Prevención

No hay ninguna forma garantizada de prevenir las lesiones por presión en el feto. El adecuado uso de fórceps y el mejoramiento en las técnicas obstétricas han reducido la tasa de parálisis del nervio facial.

Referencias

Mangurten HH, Puppala BI, Prazad PA. Birth injuries. In: Martin RJ, Fanaroff AA, Walsh MC, eds. Fanaroff and Martin's Neonatal-Perinatal Medicine Diseases of the Fetus and Infant. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 30.

Renault F, Quijano-Roy S. Congenital and acquired facial palsies. In: Darras BT, Jones RH, Ryan MM, De Vivo DC, eds. Neuromuscular Disorders of Infancy, Childhood, and Adolescence. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2015:chap 13.


Actualizado: 5/30/2016
Versión en inglés revisada por: Amit M. Shelat, DO, FACP, Attending Neurologist and Assistant Professor of Clinical Neurology, SUNY Stony Brook, School of Medicine, Stony Brook, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información provista no debería ser usada durante una emergencia médica o para el diagnóstico o tratamiento de cualquier condición médica. Un médico certificado debería ser consultado para el diagnóstico y tratamiento de cualquiera y todas las condiciones médicas. Llame al 911 para todas las emergencias médicas. Adam no hace ninguna representación o garantía con respecto a la precisión, confiabilidad, totalidad, actualidad del contenido, texto o gráficos. Los enlaces a otros sitios están provistos solo con fines informativos: no constituyen un aval de los otros sitios. © 1997- A.D.A.M., Inc. Toda duplicación o distribución de la información contenida aquí está estrictamente prohibida.