HealthSearch

Health Guide
Imágenes

Tumor medular

Definición

Es un crecimiento de células (masa) dentro o alrededor de la médula espinal.

Nombres alternativos

Tumor de la médula espinal

Causas

Cualquier tipo de tumor se puede presentar en la columna vertebral, por ejemplo:

  • Leucemia (cáncer en la sangre que comienza en los glóbulos blancos en la médula ósea)
  • Linfoma (cáncer en el tejído linfático)
  • Mieloma (cáncer en la sangre que comienza en el plasma de las células de la médula ósea)

Una pequeña cantindad de los tumores medulares se presenta en los nervios de la médula espinal en sí. 

Los tumores que comienzan en el tejido medular se denominan tumores medulares primarios. Los tumores que se diseminan a la columna desde algún otro lugar (metástasis) se denominan tumores medulares secundarios. Los tumores se pueden diseminar a la columna desde la mama, la próstata, el pulmón y otras áreas.

Se desconoce la causa de los tumores medulares primarios. Algunos tumores de este tipo ocurren con ciertas mutaciones genéticas hereditarias.

Los tumores medulares pueden ocurrir:

  • Dentro de la médula espinal (intramedulares)
  • En las membranas (meninges) que cubren la médula espinal (extramedulares - intradurales)
  • Entre las meninges y los huesos de la columna (extradurales)

O los tumores se pueden extender desde otros lugares. La mayoría de estos tumores son extradurales.

A medida que crece, el tumor puede afectar los:

  • Vasos sanguíneos
  • Huesos de la columna
  • Meninges
  • Raíces de los nervios raquídeos
  • Células de la médula espinal

El tumor puede ejercer presión sobre la médula espinal o las raíces nerviosas y causar daño. Con el tiempo, el daño puede llegar a ser permanente.

Síntomas

Los síntomas dependen de la localización, el tipo de tumor y de su salud general. Los tumores que se han diseminado desde la columna a otro sitio (tumores metastásicos) a menudo progresan rápidamente. Los tumores primarios con frecuencia progresan lentamente durante semanas o años.

Los tumores en la médula espinal generalmente causan síntomas, algunas veces en grandes porciones del cuerpo. Los tumores más allá de la médula espinal pueden crecer durante mucho tiempo antes de causar daño a los nervios.

Los síntomas pueden incluir:

  • Sensaciones anormales o pérdida de la sensibilidad, particularmente en las piernas (puede ser en la rodilla o el tobillo, con o sin dolor fulgurante pierna abajo)
  • Dolor de espalda que empeora con el tiempo, a menudo en la parte media o baja de la espalda, normalmente fuerte y que no mejora con analgésicos (calmantes); empeora al acostarse o al hacer esfuerzos (como toser o estornudar) y puede irradiarse a la cadera o las piernas
  • Sensación de frío en las piernas, manos o dedos fríos o frío en otras zonas
  • Incontinencia intestinal
  • Incontinencia urinariacontracciones musculares, estirones o espasmos (fasciculaciones)
  • Pérdida de la función muscular
  • Debilidad muscular (disminución de la fuerza muscular) en las piernas que ocasiona caídas, dificulta la marcha y puede empeorar (progresiva)

Pruebas y exámenes

Un examen del sistema nervioso (neurológico) puede ayudar a indicar la localización del tumor. El proveedor de atención médica también puede encontrar lo siguiente durante un examen:

  • Reflejos anormales
  • Incremento del tono muscular
  • Pérdida de la sensación de temperatura y dolor
  • Debilidad muscular
  • Sensibilidad en la columna

Estos exámenes pueden confirmar el tumor medular:

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es reducir o prevenir el daño a los nervios causado por la presión sobre (compresión de) la médula espinal.

El tratamiento se debe suministrar rápidamente. Cuanto antes se presenten los síntomas, más rápidamente se necesita el tratamiento para prevenir una lesión permanente. Cualquier dolor de espalda nuevo o inexplicable en un paciente con cáncer se debe investigar a fondo.

Los tratamientos incluyen:

  • Corticosteroides (dexametasona) que se pueden administrar para reducir la inflamación y la hinchazón alrededor de la médula espinal.
  • Puede ser necesaria una cirugía de emergencia con el fin de aliviar la compresión sobre la médula espinal. Algunos tumores se pueden extirpar completamente. En otros casos, se puede extirpar parte del tumor para aliviar la presión sobre la médula espinal.
  • Se puede utilizar radioterapia con la cirugía o en lugar de esta.
  • No se ha demostrado que la quimioterapia sea eficaz contra los tumores medulares, pero se puede recomendar en algunos casos según el tipo de tumor.
  • La fisioterapia puede ser necesaria para mejorar la fuerza muscular y la capacidad para desenvolverse de manera independiente.

Grupos de apoyo

Uno puede aliviar el estrés de la enfermedad uniéndose a un grupo de apoyo, cuyos miembros comparten experiencias y problemas en común.

Expectativas (pronóstico)

El desenlace clínico varía según el tumor. El diagnóstico y tratamiento tempranos generalmente llevan a un buen pronóstico.

El daño nervioso con frecuencia continúa aun después de la cirugía. Aunque es probable que haya algo de discapacidad permanente, el tratamiento temprano puede retrasar el desarrollo de una discapacidad mayor y la muerte.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si tiene antecedentes de cáncer y presenta dolor de espalda intenso que sea repentino o empeore.

Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si presenta nuevos síntomas o los síntomas empeoran durante el tratamiento del tumor medular.

Referencias

Deangelis LM. Tumors of the central nervous system. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 189.

Moron FE, Delumpa A, Szklaruk J. Spinal tumors. In: Haaga JR, Boll DT, eds. CT and MRI of the Whole Body. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 30.

Sciubba DM, Baaj AA, Gokaslan ZL. Spinal cord compression. In: Niederhuber JE, Armitage JO, Doroshow JH, Kastan MB, Tepper JE, eds. Abeloff's Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Churchill Livingstone; 2014:chap 49.


Actualizado: 8/15/2016
Versión en inglés revisada por: Todd Gersten, MD, Hematology/Oncology, Florida Cancer Specialists & Research Institute, Wellington, FL. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información provista no debería ser usada durante una emergencia médica o para el diagnóstico o tratamiento de cualquier condición médica. Un médico certificado debería ser consultado para el diagnóstico y tratamiento de cualquiera y todas las condiciones médicas. Llame al 911 para todas las emergencias médicas. Adam no hace ninguna representación o garantía con respecto a la precisión, confiabilidad, totalidad, actualidad del contenido, texto o gráficos. Los enlaces a otros sitios están provistos solo con fines informativos: no constituyen un aval de los otros sitios. © 1997- A.D.A.M., Inc. Toda duplicación o distribución de la información contenida aquí está estrictamente prohibida.