HealthSearch

Health Guide
Imágenes

Prostatitis bacteriana

Definición

La prostatitis es la hinchazón de la glándula prostática. El tejido prostático se inflama. Este problema puede ser causado por una infección con bacterias.

La prostatitis aguda comienza rápidamente, mientras que la prostatitis prolongada (crónica) dura 3 meses o más.

La irritación continua de la próstata que no es causada por bacterias se denomina prostatitis abacteriana crónica.

Nombres alternativos

Prostatitis crónica - bacteriana; Prostatitis aguda

Causas

Cualquier bacteria que pueda causar una infección urinaria puede producir una prostatitis bacteriana aguda. 

Las infecciones que se transmiten a través del contacto sexual pueden causar prostatitis. Estas incluyen clamidiagonorrea. Las infecciones de transmisión sexual (ITS) tienen mayor probabilidad de presentarse a raíz de:

  • Ciertas prácticas sexuales, como tener relaciones sexuales anales sin usar un condón.
  • Tener muchas parejas sexuales.

En hombres mayores de 35 años, la E. coli y otras bacterias comunes causan la prostatitis en la mayor parte de los casos. Este tipo de prostatitis puede comenzar en:

  • El epidídimo, un pequeño conducto que se encuentra encima de los testículos.
  • La uretra, el conducto que transporta la orina de la vejiga al exterior a través del pene.

Asimismo, la prostatitis aguda puede ser causada por problemas con la uretra o la próstata, tales como:

  • Un bloqueo que reduce o evita el flujo de orina hacia afuera de la vejiga.
  • Imposibilidad de retraer el prepucio (fimosis).
  • Lesión en la zona entre el escroto y el ano (perineo).
  • Sonda vesicalcistoscopia o biopsia de próstata (extracción de un pedazo de tejido para buscar cáncer).

Los hombres de 50 años o más que tienen agrandamiento de la próstata presentan un mayor riesgo de sufrir prostatitis. La glándula prostática puede obstruirse. Esto facilita la proliferación de las bacterias. Los síntomas de prostatitis crónica pueden ser muy similares a un agrandamiento de la glándula prostática.

Síntomas

Los síntomas pueden comenzar rápidamente e incluir:

  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Enrojecimiento de la piel
  • Sensibilidad en la parte baja del abdomen
  • Dolor de cuerpo

Los síntomas de la prostatitis crónica son similares, pero no tan graves. Por lo general, comienzan más lentamente. Algunas personas no tienen síntomas entre los episodios de prostatitis.

Los síntomas urinarios incluyen:

  • Sangre en la orina
  • Ardor o dolor al orinar
  • Dificultad para iniciar la micción o vaciar la vejiga
  • Orina de olor fétido
  • Chorro urinario débil

Otros síntomas que pueden ocurrir con esta enfermedad son:

  • Dolor o malestar en el abdomen por encima del hueso púbico, en la región lumbar, en la zona entre los genitales y el ano, o en los testículos
  • Dolor al eyacular o sangre en el semen
  • Dolor al defecar 

Si la prostatitis ocurre con una infección en los testículos o a su alrededor (epididimitis u orquitis), usted también puede tener síntomas de esa afección.

Pruebas y exámenes

Durante un examen físico, su proveedor de atención médica puede encontrar:

  • Agrandamiento o sensibilidad en los ganglios linfáticos de su entrepierna (ingle)
  • Secreción de líquido de la uretra
  • Inflamación o sensibilidad en el escroto

Para examinar la próstata, el proveedor puede realizar un tacto rectal. Durante este examen, el proveedor le introducirá un dedo enguantado y lubricado en el recto. Este examen se debe realizar con mucha delicadeza para reducir el riesgo de diseminar bacterias en el torrente sanguíneo.

El examen puede revelar que la próstata está:

  • Grande y blanda (a causa de una infección crónica de la próstata)
  • Inflamada o sensible (a causa de una infección aguda de la próstata)

Se pueden recoger muestras de orina para análisis de orina y urocultivo.

La prostatitis puede afectar los resultados de la prueba del antígeno prostático específico (PSA), un examen de sangre para detectar el cáncer próstata.

Tratamiento

A menudo se utilizan antibióticos para tratar las infecciones de la próstata.

  • Para la prostatitis aguda, se toman antibióticos durante 2 a 6 semanas.
  • Para la prostatitis crónica, se toman antibióticos durante al menos 2 a 6 semanas. Debido a que la infección puede volver, es posible que tenga que tomar un medicamento durante aún más tiempo, hasta 12 semanas.

A menudo, la infección no desaparece, incluso después de tomar antibióticos por un largo tiempo. Los síntomas pueden reaparecer cuando se suspende el medicamento.

Si su glándula prostática inflamada le dificulta vaciar la vejiga, usted puede necesitar una sonda para vaciarla. Esta se puede introducir a través del abdomen (sonda suprapúbica) o a través del pene.

Para el cuidado de la prostatitis en el hogar:

  • Orine con frecuencia y por completo.
  • Tome baños tibios para aliviar el dolor.
  • Tome ablandadores de heces para facilitar las deposiciones.
  • Evite sustancias que irriten la vejiga, como el alcohol, los alimentos y bebidas con cafeína, los jugos cítricos y los alimentos picantes o condimentados.
  • Beba más líquidos (64 a 128 onzas por día; es decir, de 2 a 4 litros aproximadamente) para orinar con frecuencia y ayudar a eliminar las bacterias de la vejiga.

Después de terminar el tratamiento antibiótico, hágase examinar por el proveedor para verificar que la infección haya desaparecido.

Expectativas (pronóstico)

La prostatitis aguda debe desaparecer con medicamentos y cambios menores en su dieta y comportamiento.

Puede reaparecer o convertirse en prostatitis crónica.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

  • Absceso
  • Incapacidad para orinar (retención urinaria)
  • Diseminación de bacterias desde la próstata al torrente sanguíneo (sepsis)
  • Dolor y malestar crónico
  • Incapacidad de tener sexo (disfunción sexual)

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si tiene síntomas de prostatitis.

Prevención

No todos los tipos de prostatitis se pueden prevenir. Practique un comportamiento sexual seguro.

Referencias

Ferri FF. Prostatitis. In: Ferri FF, ed. Ferri's Clinical Advisor 2018. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:1077-1077.

McGowan CC, Krieger J. Prostatitis, epididymitis, and orchitis. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, Updated Edition. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 112.

Quick CRG, Reed JB, Harper SJF, Saeb-Parsy K, Deakin PJ. Disorders of the prostate. In: Quick CRG, Reed JB, Harper SJF, Saeb-Parsy K, Deakin PJ, eds. Essential Surgery: Problems, Diagnosis and Management. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Churchill Livingstone; 2014:chap 35.

US Department of Health and Human Services; National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. Prostatitis: inflammation of the prostate. www.niddk.nih.gov/health-information/urologic-diseases/prostate-problems/prostatitis-inflammation-prostate. Updated July 2014. Accessed September 27, 2017.


Actualizado: 8/26/2017
Versión en inglés revisada por: Jennifer Sobol, DO, urologist with the Michigan Institute of Urology, West Bloomfield, MI. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información provista no debería ser usada durante una emergencia médica o para el diagnóstico o tratamiento de cualquier condición médica. Un médico certificado debería ser consultado para el diagnóstico y tratamiento de cualquiera y todas las condiciones médicas. Llame al 911 para todas las emergencias médicas. Adam no hace ninguna representación o garantía con respecto a la precisión, confiabilidad, totalidad, actualidad del contenido, texto o gráficos. Los enlaces a otros sitios están provistos solo con fines informativos: no constituyen un aval de los otros sitios. © 1997- A.D.A.M., Inc. Toda duplicación o distribución de la información contenida aquí está estrictamente prohibida.