HealthSearch

Health Guide
Imágenes

Hipertensión arterial - adultos

Definición

La presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre a su cuerpo. Hipertensión es el término que se utiliza para describir la presión arterial alta.

Si se deja sin tratamiento, la presión arterial puede llevar a muchas afecciones médicas. Estas incluyen enfermedades del corazón, accidente cerebrovascular, insuficiencia renal, problemas en los ojos y otros problemas de salud.

Las lecturas de la presión arterial generalmente se dan como dos números. El número superior se denomina presión arterial sistólica. El número inferior se llama presión arterial diastólica. Por ejemplo, 120 sobre 80 (escrito como 120/80 mm Hg).

Uno o ambos números pueden ser demasiado altos. (Nota: estas cantidades aplican a personas que no están tomando medicamentos para la presión arterial y para quienes no están enfermos).

  • Una presión arterial normal es cuando la presión arterial es menor a 120/80 mm Hg la mayoría de las veces.
  • Una presión arterial alta (hipertensión) es cuando uno o ambos números de la presión arterial son mayores de 130/80 mm Hg la mayoría de las veces.
  • Si el valor del número superior de su presión arterial es entre 120 y 130 mm Hg y el valor del número inferior es menor a 80 mm Hg, se denomina presión arterial elevada.

Si tiene problemas cardíacos o renales, o si tuvo un accidente cerebrovascular, es posible que el médico le recomiende que su presión arterial sea incluso más baja que la de las personas que no padecen estas afecciones.

Nombres alternativos

Hipertensión; HTA

Causas

Muchos factores pueden afectar la presión arterial, incluso:

  • La cantidad de agua y de sal que usted tiene en el cuerpo
  • El estado de los riñones, el sistema nervioso o los vasos sanguíneos
  • Sus niveles hormonales

Usted es más propenso a que le digan que su presión arterial esta demasiado alta a medida que envejece. Esto se debe a que los vasos sanguíneos se vuelven más rígidos con la edad. Cuando esto sucede, la presión arterial se eleva. La hipertensión arterial aumenta la probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular, un ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, enfermedad renal o muerte prematura.

Usted tiene un riesgo más alto de sufrir hipertensión arterial si:

  • Es afroamericano
  • Es obeso
  • Con frecuencia está estresado o ansioso
  • Toma demasiado alcohol (más de 1 trago al día para las mujeres y más de 2 al día para los hombres)
  • Consume demasiada sal
  • Tiene un antecedente familiar de hipertensión arterial
  • Tiene diabetes
  • Fuma

La mayoría de las veces no se identifica ninguna causa de presión arterial alta. Esto se denomina hipertensión esencial.

La hipertensión causada por otra afección o por un medicamento que esté tomando se denomina hipertensión secundaria. Esta puede deberse a:

Síntomas

En la mayoría de los casos, no se presentan síntomas. En la mayoría de las personas, la hipertensión arterial se detecta cuando visitan a su proveedor de atención médica o se la hacen medir en otra parte.

Debido a que no hay ningún síntoma, las personas pueden sufrir enfermedad cardíaca y problemas renales sin saber que tienen hipertensión arterial.

La hipertensión maligna es una forma peligrosa de presión arterial muy alta. Los síntomas incluyen:

  • Dolor de cabeza fuerte
  • Náuseas o vómitos
  • Confusión
  • Cambios en la visión
  • Sangrado nasal

Pruebas y exámenes

Un diagnóstico temprano de presión arterial alta puede ayudar a prevenir enfermedad cardíaca, accidentes cerebrovasculares, problemas visuales y enfermedad renal crónica.

Su proveedor medirá la presión arterial muchas veces antes de diagnosticarle hipertensión arterial. Es normal que su presión arterial sea distinta según la hora del día.

Todos los adultos mayores de 18 deberían medirse la presión arterial cada año. Todos aquellos que tienen un historial de lecturas de presión arterial alta o los que tienen factores de riesgo de presión arterial alta deben medirse más a menudo.

Las lecturas de la presión arterial que usted se toma en su casa pueden ser una mejor medida de su presión arterial actual que las que se toman en el consultorio del proveedor.

  • Cerciórese de conseguir un tensiómetro casero de buen ajuste y de buena calidad. Debe tener el manguito del tamaño apropiado y un lector digital.
  • Practique con su proveedor para corroborar que esté tomando su presión arterial correctamente.
  • Usted debe estar relajado y sentado algunos minutos antes de tomar la lectura.
  • Lleve el tensiómetro casero a sus citas médicas para que su proveedor pueda verificar si está funcionando correctamente.

Su proveedor llevará a cabo un examen físico para buscar signos de enfermedad del corazón, daño a los ojos y otros cambios en el cuerpo.

También se pueden hacer exámenes para buscar:

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es reducir la presión arterial de tal manera que tenga un menor riesgo de presentar problemas de salud causados por la presión arterial elevada. Usted y su proveedor deben establecer una meta de presión arterial.

Cuando se considere cuál es el mejor tratamiento para la presión arterial alta, usted y su proveedor deben considerar otros factores como son:

  • Su edad
  • Los medicamentos que toma
  • Los riesgos secundarios de los posibles medicamentos a tomar
  • Otras afecciones médicas que pueda tener como antecedentes de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, problemas renales o diabetes 

Si su presión arterial es entre 120/80 y 130/80 mm Hg, usted tiene presión arterial alta.

  • Su proveedor le recomendará cambios en el estilo de vida para bajar la presión arterial a un rango normal.
  • Muy pocas veces se utilizan medicamentos en esta etapa.

Si su presión arterial es mayor de 130/80 pero menor de 140/90 mm Hg, está en la etapa 1 de presión arterial alta. Al pensar en el mejor tratamiento, usted y su proveedor deben considerar: 

  • Si no tiene otras enfermedades o factores de riesgo, su proveedor puede recomendar cambios en su estilo de vida y repetir las mediciones después de unos cuantos meses.
  • Si su presión arterial se mantiene arriba de 130/80 pero abajo de 140/90 mm Hg, su proveedor puede recomendar medicamentos para tratar la presión arterial alta.
  • Si tiene otras enfermedades o factores de riesgo, es muy probable que su proveedor inicie un tratamiento con medicamentos a la vez de recomendarle cambios en su estilo de vida.

Si su presión arterial es mayor de 140/90 mm Hg, usted tiene presión arterial alta en etapa 2. Es muy probable que su proveedor inicie un tratamiento con medicamentos y recomiende cambios en el estilo de vida.

Antes de hacer el diagnóstico final  ya sea de presión arterial elevada o de presión arterial alta, su proveedor debe pedirle que se haga mediciones en casa, en la farmacia o en algún otro lado que no sea ni el consultorio médico ni en el hospital.

CAMBIOS DEL ESTILO DE VIDA

Usted puede tomar muchas medidas para ayudar a controlar su presión arterial, como:

  • Consumir una alimentación cardiosaludable que incluya potasio y fibra.
  • Tomar mucha agua.
  • Hacer al menos 40 minutos de ejercicio aeróbico de moderado a vigoroso, al menos 3 a 4 días a la semana.
  • Si fuma, dejar de hacerlo.
  • Reducir la cantidad de alcohol que toma a 1 trago al día para las mujeres y 2 para los hombres o menos.
  • Reducir la cantidad de sodio (sal) que consume. Intente consumir menos de 1,500 mg por día.
  • Reducir el estrés. Trate de evitar factores que le causen estrés y pruebe con meditación o yoga para desestresarse.
  • Mantener un peso corporal saludable.

Su proveedor puede ayudarle a encontrar programas para bajar de peso, dejar de fumar y hacer ejercicio.

También puede pedir que lo remitan a un nutricionista, que pueda ayudarle a planear una dieta saludable para su caso.

Cuán baja debe estar su presión arterial y a qué nivel necesita comenzar el tratamiento es algo individual, con base en la edad y cualquier problema de salud que tenga.

MEDICAMENTOS PARA LA HIPERTENSIÓN

En la mayoría de las ocasiones, su proveedor probará primero indicar cambios de su estilo de vida y revisará su presión arterial dos o más veces. Es probable que se inicie un tratamiento con medicamentos si sus lecturas de presión arterial permanecen cerca o por encima de los siguientes niveles:

  • Número superior (presión sistólica) de 130 o más 
  • Número inferior (presión diastólica) de 80 o más

Si usted tiene diabetes, problemas cardíacos o antecedentes de accidente cerebrovascular, puede comenzar a tomar medicamentos con una lectura de presión arterial aun más baja. Los objetivos de presión arterial que se usan más a menudo para personas con estas afecciones son de menos de 120 a 130/80 mm Hg.

Hay muchos diferentes medicamentos para tratar la hipertensión arterial.

  • A menudo, un solo fármaco para la presión arterial no es suficiente para controlarla, y es posible que usted necesite tomar dos o más.
  • Es muy importante que usted tome los medicamentos que le recetaron.
  • Si presenta efectos secundarios, el médico puede sustituirlos por un medicamento diferente.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de las veces, la presión arterial alta se puede controlar con medicamentos y cambios en el estilo de vida.

Cuando la presión arterial no está bien controlada, usted está en riesgo de:

Cuándo contactar a un profesional médico

Si usted padece hipertensión arterial, tendrá controles regulares con su proveedor.

Incluso si no le han diagnosticado hipertensión arterial, es importante hacerse revisar la presión durante los chequeos regulares, especialmente si alguien en la familia tiene o ha tenido hipertensión.

Llame a su proveedor de inmediato si el monitoreo en el hogar muestra que la presión arterial aún está alta.

Prevención

La mayoría de las personas puede evitar que se desarrolle presión arterial alta, haciendo cambios en el estilo de vida diseñados para bajarla.

Referencias

American Diabetes Association. 9. Cardiovascular disease and risk management: standards of medical care in diabetes-2018. Diabetes Care. 2018;41(Suppl 1):S86-S104. PMID: 29222380 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29222380.

James PA, Oparil S, Carter BL, et al. 2014 evidence-based guideline for the management of high blood pressure in adults: report from the panel members appointed to the Eighth Joint National Committee (JNC 8). JAMA. 2014;311(5):507-520. PMID: 24352797 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24352797.

Meschia JF, Bushnell C, Boden-Albala B, et al; American Heart Association Stroke Council; Council on Cardiovascular and Stroke Nursing; Council on Clinical Cardiology; Council on Functional Genomics and Translational Biology; Council on Hypertension.. Guidelines for the primary prevention of stroke: a statement for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke. 2014;45(12):3754-3832. PMID: 25355838 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25355838.

Palmer SC, Mavridis D, Navarese E, et al. Comparative efficacy and safety of blood pressure-lowering agents in adults with diabetes and kidney disease: a network meta-analysis. Lancet. 2015;385(9982):2047-2056. PMID: 26009228 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26009228.

Siu AL; US Preventive Services Task Force. Screening for high blood pressure in adults: US Preventive Services Task Force recommendation statement. Ann Intern Med. 2015;163(10):778-786. PMID: 26458123 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26458123.

Victor RG. Systemic hypertension: mechanisms and diagnosis. In: Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Mann DL, Tomaselli GF, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 46.

Victor RG, Libby P. Systemic hypertension: management. In: Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Mann DL, Tomaselli GF, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 47.

Weber MA, Schiffrin EL, White WB, et al. Clinical practice guidelines for the management of hypertension in the community: a statement by the American Society of Hypertension and the International Society of Hypertension. J Clin Hypertens (Greenwich). 2014;16(1):14-26. PMID: 24341872 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24341872.

Whelton PK, Carey RM, Aronow WS, et al. 2017 ACC/AHA/AAPA/ABC/ACPM/AGS/APhA/ASH/ASPC/NMA/PCNA guideline for the prevention, detection, evaluation, and management of high blood pressure in adults: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines. J Am Coll Cardiol. 2017; pii: S0735-1097(17)41519-1. PMID: 29146535 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29146535.

Xie X, Atkins E, Lv J, et al. Effects of intensive blood pressure lowering on cardiovascular and renal outcomes: updated systematic review and meta-analysis. Lancet. 2016;387(10017):435-443. PMID: 26559744 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26559744.


Actualizado: 2/22/2018
Versión en inglés revisada por: Michael A. Chen, MD, PhD, Associate Professor of Medicine, Division of Cardiology, Harborview Medical Center, University of Washington Medical School, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información provista no debería ser usada durante una emergencia médica o para el diagnóstico o tratamiento de cualquier condición médica. Un médico certificado debería ser consultado para el diagnóstico y tratamiento de cualquiera y todas las condiciones médicas. Llame al 911 para todas las emergencias médicas. Adam no hace ninguna representación o garantía con respecto a la precisión, confiabilidad, totalidad, actualidad del contenido, texto o gráficos. Los enlaces a otros sitios están provistos solo con fines informativos: no constituyen un aval de los otros sitios. © 1997- A.D.A.M., Inc. Toda duplicación o distribución de la información contenida aquí está estrictamente prohibida.