HealthSearch

Health Guide
Imágenes

Absceso hepático amebiano

Definición

Es una acumulación de pus en el hígado en respuesta a un parásito intestinal llamado Entamoeba histolytica.

Nombres alternativos

Amebiasis extraintestinal; Amebiasis hepática; Absceso amebiano del hígado

Causas

El absceso hepático amebiano es causado por la Entamoeba histolytica. Este parásito causa la amebiasis, una infección intestinal también llamada disentería amebiana. Después de que ha ocurrido una infección, el parásito puede ser transportado a través de la sangre desde los intestinos hasta el hígado.

La amebiasis se disemina por consumir agua o alimentos contaminados con materia fecal. En algunas ocasiones, esto se debe al uso de excrementos humanos como fertilizantes. La amebiasis también se disemina por del contacto directo entre personas.

La infección se presenta a nivel mundial, pero es más común en las áreas tropicales donde hay situaciones de hacinamiento y malas condiciones sanitarias. África, Latinoamérica, el sudeste asiático y la India tienen problemas de salud considerables a raíz de esta enfermedad.

Los factores de riesgo que predisponen al absceso hepático amebiano son, entre otros:

  • Algún viaje reciente a una región tropical
  • Alcoholismo
  • Cáncer
  • Inmunodepresión, incluso infección por VIH/SIDA
  • Desnutrición
  • Edad avanzada
  • Embarazo
  • Uso de esteroides

Síntomas

Generalmente, no hay síntomas de infección intestinal. Pero las personas con un absceso hepático amebiano sí tienen síntomas, por ejemplo:

  • Dolor abdominal más sensible en la región superior derecha del abdomen; puede ser intenso, continuo o punzante
  • Tos
  • Fiebre y escalofríos
  • Diarrea (solo en un tercio de los pacientes)
  • Malestar, incomodidad o indisposición general (malestar)
  • Hipo que no se detiene (poco frecuente)
  • Ictericia (coloración amarilla de la piel, las membranas mucosas o los ojos)
  • Inapetencia
  • Sudoración
  • Pérdida de peso

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica realizará un examen físico. Se le preguntarán sus síntomas y sobre algún viaje reciente. 

Los exámenes que se pueden hacer incluyen:

Tratamiento

Los antibióticos como metronidazol (Flagyl) o tinidazol (Tindamax) son el tratamiento usual para un absceso hepático. Igualmente, hay que tomar un fármaco, como paromomicina or diloxanida, para eliminar todas la ameba en el intestino, con el fin de prevenir la reaparición de la enfermedad. Este tratamiento por lo general puede esperar hasta después de que se haya tratado el absceso.

En pocas ocasiones, es posible que sea necesario drenar el absceso utilizando un catéter o mediante una cirugía para aliviar un poco el dolor abdominal.

Expectativas (pronóstico)

Sin tratamiento, el absceso puede abrirse (romperse) y diseminarse a otros órganos, lo que lleva a la muerte. Las personas que reciben tratamiento tienen una probabilidad muy alta de curarse por completo o de presentar únicamente complicaciones menores.

Posibles complicaciones

El absceso puede romperse y drenar hacia la cavidad abdominal, el revestimiento de los pulmones, los pulmones o el saco alrededor del corazón. La infección también se puede extender al cerebro.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si se desarrollan síntomas de esta enfermedad, especialmente si usted ha viajado recientemente a un área en donde se sabe que ésta se presenta.

Prevención

Al viajar dentro de países tropicales con condiciones sanitarias deficientes, tome agua purificada y no coma verduras crudas ni frutas con cáscara.

Referencias

Huston CD. Intestinal protozoa. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 113.

Petri WA, Haque R. Entamoeba species, including amebic colitis and liver abscess. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, Updated Edition. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 274.


Actualizado: 5/18/2017
Versión en inglés revisada por: Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital, Boston, MA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información provista no debería ser usada durante una emergencia médica o para el diagnóstico o tratamiento de cualquier condición médica. Un médico certificado debería ser consultado para el diagnóstico y tratamiento de cualquiera y todas las condiciones médicas. Llame al 911 para todas las emergencias médicas. Adam no hace ninguna representación o garantía con respecto a la precisión, confiabilidad, totalidad, actualidad del contenido, texto o gráficos. Los enlaces a otros sitios están provistos solo con fines informativos: no constituyen un aval de los otros sitios. © 1997- A.D.A.M., Inc. Toda duplicación o distribución de la información contenida aquí está estrictamente prohibida.